Ciudadanos y Vox insisten en sus líneas rojas en la semana decisiva para pactar

Albert Rivera y Santiago Abascal.
Albert Rivera y Santiago Abascal.
ARCHIVO

Ciudadanos, Partido Popular y Vox han convertido las negociaciones para formar gobiernos autonómicos y municipales en una partida de ajedrez. Cuando se entra ya en la semana decisiva para los pactos –dado que este martes ya han de formarse algunos parlamentos autonómicos, como Madrid o Murcia–, cada formación insiste en sus límites y líneas rojas, que no solo son programáticas sino que también se refieren a las fórmulas utilizadas en los contactos.

Ciudadanos: la violencia machista, "línea roja"

Ciudadanos tiene muy clara la fórmula de negociación: pacto a la andaluza. No quiere compartir espacio con Vox ni acordar nada directamente con ellos, y aunque deja al PP como "socio preferente", no se cierra a sentarse con los socialistas allí donde se puedan dar las condiciones y siempre que el PSOE acepte las condiciones impuestas por la formación naranja. Un caso concreto de esto es Castilla y León.

El líder de Cs en esta comunidad, Francisco Igea, expresó este fin de semana que tiene "serias dudas" sobre el compromiso del PP en "regeneración". Así, dejó abierta una incógnita que este domingo alimentó Ignacio Aguado. El candidato naranja a la Comunidad de Madrid se refirió al asunto explicando que, aunque el PP tenga prioridad, su formación podría abrir otras vías si el acuerdo con los populares "no es posible por razones de corrupción u otras razones".

Aguado, además, dibujó una línea roja para Vox. La lucha contra la violencia machista será "una línea roja para pactar con cualquier formación política", dijo Aguado. El partido de Santiago Abascal siempre se ha mostrado contrario al actual pacto contra la violencia machista, pero para Cs es innegociable. "Ese compromiso con la sociedad supera a partidos y organizaciones", sentenció el candidato.

PP: a dos bandas

Es la voz llamada a reconciliar. De los tres, el PP es el único partido que hasta ahora ha negociado a dos bandas. Ha mantenido conversaciones con Cs en diferentes comunidades autónomas y con Vox a nivel nacional, puesto que estos no cuentan con comités de pactos autonómicos. Desde Génova piden "generosidad" a la hora de ponerse de acuerdo.

Para el secretario general, Teodoro García Egea, es momento de "dejar a un lado los egos". En ese papel, los populares han acercado posturas con el partido de Rivera tanto en la Comunidad de Madrid como en Aragón, y con Castilla y León en el aire, esperan que no haya viraje alguno de Cs hacia el PSOE. Más claras están las conversaciones con Vox. Este fin de semana ambos partidos cerraron un "principio de acuerdo" para pactar en aquellos lugares en los que suman sin necesidad de los votos de Ciudadanos.

Vox: o foto con Cs, o nada

Vox no hará alcalde a ningún candidato de Ciudadanos que no negocie directamente con ellos, lo que incluye a Begoña Villacís y la posibilidad de que aspire a la Alcaldía de Madrid en detrimento del cabeza de lista del PP en la capital, José Luis Martínez-Almeida. Así de claros son desde Vox en referencia a los acuerdos.

"No habrá mesas a tres", dijo hace días el secretario general de Cs, José Manuel Villegas. En cambio, los de Abascal siguen abiertos a que los naranjas reconsideren su postura. Fuentes de Vox consideran que ellos ya han hecho el ofrecimiento y que tiene que se Ciudadanos quien decida si sentarse o no. Si no lo hacen, Vox no aprobará un Gobierno de coalición PP-Cs. "No vamos a aceptar un trágala", dijo Santiago Abascal en su momento, y la posición no ha cambiado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento