Luna
Imagen de la Luna tomada desde el telescopio de la Universidad Julius Maximilians de Wurzburgo. UNIVERSIDAD JULIUS MAXIMILIANS

Los científicos llevan desde los años 50 del siglo pasado tratando de descubrir el origen de unos destellos de luz que aparecen sobre la superficie de la Luna, denominados "fenómenos lunares transitorios" y sobre los que todavía no tienen una explicación definitiva.

Entre otras teorías se encuentra la del impacto de un meteoro, que debería causar un breve resplandor. Asimismo, estos destellos también podrían tener lugar cuando las partículas del viento solar cargadas eléctricamente reaccionan con el polvo lunar.

Para despejar de una vez por todas esta incógnita, un equipo de la Universidad Julius Maximilians de Wurzburgo (Alemania) ha construido un telescopio que ha puesto en funcionamiento el pasado mes de abril al norte de Sevilla, en una zona rural.

El motivo de la elección de España es puramente geográfico: "Simplemente hay mejores condiciones climáticas para observar la luna que en Alemania", explica en un comunicado de la universidad alemana el profesor Hakan Kayal.

Para Kayal, las actividades sísmicas de la Luna podrían estar detrás de este fenómeno. "Cuando la superficie se mueve, los gases que reflejan la luz solar podrían escapar del interior de la Luna. Esto explicaría los fenómenos luminosos, algunos de los cuales duran horas", sostiene.

Funcionamiento del telescopio

Este telescopio, controlado a distancia desde el campus de la Universidad Julius Maximilians, está compuesto por dos cámaras que vigilan la Luna noche tras noche. Solo si ambas cámaras registran este fenómeno luminoso al mismo tiempo, el telescopio activa otras acciones.

A continuación, las fotografías y vídeos sobre este evento se almacenan y se envía un mensaje de correo electrónico al equipo de Kayal.

A pesar de llevar más de un mes instalado, el sistema no está del todo terminado. Según señala la universidad, el software encargado de detectar de forma automática los destellos y otros fenómenos de luz está siendo perfeccionado.

Una vez se documenta uno de estos fenómenos luminosos, el equipo de Kayal compara el resultado con los datos de la Agencia Espacial Europea (ESA), que también observa la superficie lunar. "Si ellos vieron lo imsmo, el evento puede considerarse confirmado", apunta Kayal.