El Govern cifra el seguimiento de la huelga de educación en menos del 10%

Imagen de la escuela Heura el día de vaga de docentes.
Imagen de la escuela Heura el día de vaga de docentes.
ACN

El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía, Pere Aragonès, ha cifrado en un 10% el seguimiento a primera hora de la huelga unitaria convocada por los sindicatos docentes en la educación pública para revertir los recortes y reclamar la recuperación de una hora lectiva del profesorado.

"Pero incluso este 10% nos importa", ha defendido Aragonés tras presentar junto a la consellera de Salud, Alba Vergés, un paquete de medidas para los ambulatorios, y ha reivindicado el diálogo con los docentes catalanes con los que, ha dicho, comparten reivindicaciones.

"No solo nos hemos sentado con los docentes, sino que hemos compartido que muchas de sus reivindicaciones son legítimas, en los últimos presupuestos del Parlament, el de Enseñanza es el que más crecía con cerca del 10%", ha remarcado.

Ha subrayado que el actual sistema educativo público cuenta con más docentes que en 2010, tras una "incorporación muy grande" de profesionales.

"Algunas de las reivindicaciones de los sindicatos se han cubierto parcialmente en los últimos años", ha subrayado, y ha concluido con un compromiso para seguir trabajando y negociando, así como para superar una situación de prórroga presupuestaria que limita las cuentas públicas.

Jordi Magrinyà, el número dos de la CUP para las elecciones municipales de Barcelona, ha dado soporte a la movilización de los docentes y ha afirmado que las reivindicaciones tienen un punto de inflexión en la aprobación de la LEC, un marco normativo obra del actual candidato a la alcaldía de ERCErnest Maragall.

Según Magrinyà, este marco agudiza la situación de los centros educativos y la consecuencia es el alto nivel de segregación escolar. El candidato ha recordado que "Catalunya está entre los 10 países con más segregación escolar de la Unión Europea".

También ha destacado que las infraestructuras de la ciudad de Barcelona en muchos casos son precarias y que siguen habiendo escuelas en barracones. Finalmente ha añadido que se debe avanzar hacia una mejora de las condiciones laborales de los docentes y acabar con los conciertos.

Pasadas las nueve de la mañana, la entrada de la escuela Heura, en el barrio de Horta de Barcelona, presentaba una imagen poco habitual para ser un jueves. Pocas familias han llevado a sus hijos a clase, en un centro donde solo 3 de 15 maestros trabajarán durante la jornada de huelga y lo harán, para cumplir los servicios mínimos fijados por el Departamento de Trabajo.

Entre las familias que han llevado a los niños a clase, hay algún despistado que no se ha enterado de la huelga pero en general, el equipo docente ha percibido apoyo a la movilización, entre los padres. Y de hecho, en este centro, solo han recibido una cuadragésima de niños de los más de 200 matriculados. El panorama es muy diferente en otros centros como por ejemplo algunos de las comarcas gerundenses donde la normalidad es la tónica general de la jornada.

En la puerta de la escuela, uno de los padres que ha acompañado los hijos al centro, Pau Garrido, ha reconocido que es la primera vez que hace uso de los servicios mínimos y que todavía tiene un poco de malestar por hacerlo, pero que no tenía alternativa con quién dejar los niños.

''Me solidarizo totalmente con las causas de los maestros'', ha manifestado, puesto que considera que al final, las mejoras repercuten en la calidad de la educación que reciben los hijos. Las considera totalmente legítimas y denuncia que los últimos años se han ido ''deteriorando los recursos'' a la vez que han crecido ratios y se han perdido maestras.

En una misma línea se ha manifestado  Anna Llorca, que tampoco ha encontrado con quién dejar su hijo pero ha reconocido ser ''consciente'' de las demandas de los docentes y que las acepta porque suponen una ''mejora'' para la escuela. Considera que las ratios y los recursos de apoyo para las necesidades especiales son algunas de las reivindicaciones que más la preocupan.

A pesar de que la escuela anunció la voluntad del equipo de sumarse a la huelga, siempre hay quien no recibe la información, como ha sido el caso del Anuska Lara, que ha explicado que su hija no le dio el papel y por tanto, la parada lo ha cogido ''por sorpresa''. Desconoce las reivindicaciones y se ha mostrado agradecida por la existencia de servicios mínimos.

Normalidad en los centros gerundenses

En contraste con la escuela de Horta, en una docena de escuelas e institutos de las comarcas gerundenses consultados por la ACN la jornada se desarrolla con normalidad y se ha podido dar clase como cualquier otro día. Algunos profesores han apuntado que preferían "reservarse por otras ocasiones" como por ejemplo movilizaciones independentistas. Una de las escuelas que ha dado clase es la de Aiguaviva (Gironès). Su directora, Xènia Torras, ha detallado que esta semana se reunieron todos los profesores por saber si había trabajadores interesados al adherirse a la protesta.

En este encuentro "nadie se manifestó a favor" de hacer huelga y por eso ya no enviaron "ningún comunicado a los padres". Preveían que, a pesar de que los profesores podían cambiar de opinión hasta el último momento y acogerse a su derecho de no ir a trabajar, se podría mantener la actividad lectiva. Cumpliendo con las previsiones, este jueves todos los profesores han ido a la escuela a su horario habitual.

Es el mismo caso de la escuela Pla de Girona o del Instituto Montilivi. En este último, de más de 160 profesores que tiene el centro, solo tres han optado para no ir a trabajar este jueves. Por eso, todos los alumnos han podido seguir sus asignaturas con normalidad. Tal como han explicado algunos profesores, la proximidad de los exámenes de final de curso han hecho que muchos profesores hayan optado para ir a trabajar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento