Miembros de los sindicatos de Educación.
Miembros de los sindicatos de Educación.  EUROPA PRESS

Después de pasar la noche en el Departamento de Educación para reclamar mejoras en las condiciones laborales de los maestros y profesores del sistema público, los sindicatos han levantado este viernes por la mañana el encierro y registrarán a lo largo de este viernes la convocatoria de huelga del 16 de mayo próximo.

Así lo ha explicado el portavoz de USTEC-STEs, Ramon Font, que ha calificado de ''desastre'' la última reunión de la mesa sectorial, en la que la administración solo ha ofrecido ampliar la plantilla con 600 dotaciones para responder al incremento de escolarización.

Font ha manifestado que ''el gobierno efectivo, efectivamente no está haciendo nada'' y ha cifrado en 7.200 los docentes que faltan para llegar a la ''capacidad de servicio'' de 2010.

Los seis sindicatos que convocan la huelga, (USTEC-STEs, UGT, CCOO y ASPEPC –que están en la mesa- y CGT e lntersindical) se reunirán el martes por la mañana con los grupos parlamentarios, y en ámbito de Marc Unitari de la Comunidad Educativa (MUCE) con el presidente Torra.

En estos encuentros se pedirá un presupuesto de 93 millones de euros para estas 7.000 dotaciones de profesorado, a pesar de que reconocen que la ''reivindicación irrenunciable'' es la reducción del horario lectivo para recuperar la jornada anterior a los recortes (de 18 horas a Secundaria y 23 a Primaria).

Font ha criticado, en este sentido, que el Departamento calcule el coste de esta medida para todo el 2020, con los 154 millones de euros, cuando para este 2019 supondría una partida de 45 millones de euros, por los meses de entre septiembre y diciembre. Para el año próximo, dice Font, los presupuestos tienen que ser ''expansivos''.

Por su parte, el Departamento insiste en que desde el curso 2016-2017 se ha hecho una inversión pública en profesorado en más 5.500 docentes más y lo defiende como una ''prueba evidente'' de la voluntad de revertir los recortes.

En declaraciones a los medios, el director general de Profesorado, Ignasi Garcia Plata, ha asegurado que hay voluntad de negociar y han mostrado el compromiso de continuar con estas medidas. Garcia Plata sin embargo, asegura que en un contexto de prórroga presupuestaria no se puede hacer frente a la reducción horaria.

Por eso propone priorizar las demandas de los sindicatos en función de la disposición presupuestaria del Departamento. Para Garcia Plata, esta es una propuesta ''potente'' y la contrapone a la posición ''intransigente'' de los sindicatos que condicionan la negociación de la reducción de la jornada lectiva en septiembre.

Para Garcia Plata, si no se cambia esta postura, no se podrá llegar a acuerdos futuros y asumirán la situación de huelga a pesar de la ''mano extendida'' del Departamento.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.