Incendio en el Teide
Incendio en el Teide. EFE

Los bomberos han logrado estabilizar el fuego declarado este miércoles por la tarde en el Parque Nacional del Teide, unas horas después de que el viento, la vegetación y el difícil acceso a la zona facilitaran la propagación de las llamas en 20 hectáreas, dificultando su extinción.

El Cabildo de Tenerife informó de que se había activado a la Unidad Militar de Emergencias (UME) para combatir el incendio. En las labores de extinción participaban dos helicópteros del Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) del Gobierno de Canarias. También trabajaban en la zona tres brigadas conformadas por unas 25 personas entre personal del Cabildo de Tenerife y Tragsa.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, informó en rueda de prensa de que el fuego comenzó sobre las tres menos diez en una zona del interior del Parque denominada La Fortaleza y durante la tarde se han ido activando los diferentes medios, entre ellos los aéreos, para sofocarlo.

El técnico José María Sánchez explicó que el fuego, que comenzó como un pequeño conato, se propagó debido al viento y a la vegetación de la zona (retamas y vegetación arbustiva) pero insistió en que las llamas no habían salido del perímetro del Parque, añadiendo que afecta a unas 20 hectáreas.

Sánchez indicó que aunque hubo un momento en que el viento se calmó y fue aprovechado por los equipos de extinción, posteriormente comenzó a soplar con fuerza y se inició la fase más crítica.

El técnico dijo que estaba previsto que durante la noche las temperaturas bajaran bastante y no superaran los 11 grados, pero que la humedad relativa se mantendría muy baja, lo que supone un condicionante para la extinción del fuego.

Zona muy inaccesible

Aunque no era descartable que el fuego pudiese entrar en el pinar, el técnico puntualizó que si así lo hiciera, la velocidad del incendio disminuiría por la pendiente y la alineación del viento. El problema, insistió, es que se trata de una zona muy inaccesible y hay dificultades para llegar allí con los vehículos y agua.

Los medios de extinción comenzaron a actuar por la cola del fuego y después por el flanco derecho, que era el más activo.

El Cabildo cerró varias pistas forestales, aunque ninguna carretera de acceso se ha visto afectada.