Miles de pasajeros de los trenes de la línea R16 de Rodalies y de larga distancia del Corredor Mediterráneo quedaron atrapados durante más de ocho horas en sus trenes la noche del pasado sábado. Una avería en la catenaria en la línea que une Barcelona y Valencia provocó los retrasos.

El motivo: el fuerte temporal de viento y lluvia que afectó a la costa mediterránea. Los técnicos de ADIF (Administradora de Infraestructuras Ferroviarias) solventaron la incidencia en torno a las dos de la madrugada. La avería se registró a las 16:45h del sábado, por lo tanto se solventó casi nueve horas más tarde.

Los viajeros afectados tienen derecho a reclamar el importe del billete en un plazo de tres meses.