Talgo
Imagen de un tren Talgo de Renfe. ARCHIVO

La avería de una catenaria entre Vandellòs y Salou (Tarragona) provocada por el temporal de lluvia ha afectado a una veintena de trenes y alrededor de 2.500 pasajeros de líneas de larga distancia del Corredor Mediterráneo, según han informado fuentes de Renfe.

La incidencia, ocurrida sobre las 16.45 horas, ha afectado al suministro eléctrico y ha provocado la interrupción de la circulación ferroviaria entre las localidades tarraconenses de Vandellós y Cambrils, afectando a la línea R16 y a trenes de larga distancia del Corredor Mediterráneo.

Según Emergencias de la Generalitat Valenciana, en las estaciones de Castellón, Benicàssim y Vinaròs han permanecido parados tres trenes con un total de 1.100 pasajeros, ya que en uno de ellos viajan 600 personas y en cada uno de los otros dos, 250 pasajeros.

Ante la imposibilidad de que los viajeros lleguen este sábado por la noche a sus destinos, Renfe ha previsto trasladar hasta Valencia los trenes afectados por la avería de la catenaria y detenidos en Benicarló y Castellón, mientras que los situados en Tarragona irán en dirección a Barcelona.

En el caso de los viajeros del tren ubicado en Mont-roig, prevén ser transbordados por carretera hasta Valencia, según ha explicado Renfe.

En un comunicado, la compañía ha asegurado que moverá los trenes hacia Valencia y Barcelona "debido a la imposibilidad de garantizar la movilidad de los clientes ya que técnicos de Adif no pueden garantizar una hora razonable de restablecimiento".

Durante la tarde del sábado, Renfe solo ha podido gestionar un servicio alternativo con 4 autocares entre Cambrils y La Ametlla, en Tarragona, para los servicios de Rodalies de la R16.

La celebración de un torneo de fútbol internacional en Salou ha imposibilitado, según Renfe, encontrar autobuses suficientes para poder llevar a los clientes afectados a sus destinos, por lo que se ha optado por la otra solución.

Además, los viajeros que debían salir de Barcelona o de Valencia y Alicante no lo harán hasta que se solucione la avería, y se les ha ofrecido cambiar el billete para otro día, devolverles el dinero o esperar a la recuperación de la incidencia. Renfe ha lamentado la avería en la catenaria y ha pedido disculpas a los viajeros afectados.