El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, a través de un holograma, pidió el voto para "decir no a Sánchez y al separatismo" y lo hizo desde Pedraza (Segovia) para poner de relieve "el compromiso" de su formación tanto con la España rural como la urbana.

Primero, en una imagen en directo, procedió a la tradicional pegada de carteles desplegando uno con su imagen y el lema de la campaña, "Vamos ciudadanos", desde este municipio de Castilla y León, que representa "la España vaciada", uno de los temas que se ha incorporado recientemente a las agendas electorales.

Se trata de un municipio del que casualmente depende la pedanía de La Velilla, donde nació la que fue candidata del aparato de Ciudadanos a la Junta de Castilla y León, la expopular Silvia Clemente, cuya victoria tuvo que ser anulada al detectarse 82 votos irregulares.

Albert Rivera estuvo allí acompañado por los primeros números de su lista electoral, Marcos de Quintos, exvicepresidente de Coca Cola, que ocupa el segundo puesto; la activista de etnia gitana Sara Giménez, que ocupa el tercer lugar, y de Edmundo Val, el "número cuatro" de la candidatura.

Durante su intervención, Rivera se comprometió a hacer una campaña "mirando al futuro y sin mirar al pasado, que solo interesa al PSOE y al PP", criticó el candidato a la Presidencia del Gobierno ante un centenar de militantes que se acercaron a la sede en Madrid para ver a su líder en holograma.

España, subrayó, "no necesita ni derechas ni izquierdas" y tiene que parecerse a ese país "que quiere mejorar y que se quiere dar la mano".

El 28 de abril, advirtió Rivera en una imagen tridimensional, los españoles se juegan mucho y por eso se comprometió a hacer una campaña en clave de igualdad y mirando siempre al futuro.

Rivera se desplazará este viernres a Málaga para iniciar su tercera campaña a unas generales y tiene previsto realizar unos 23 actos electorales. Entre la precampaña y la precampaña, el candidato naranja al Ejecutivo habrá recorrido casi 19.000 kilómetros por toda España.