Magdalena Valerio
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, comparece ante la Comisión de Trabajo. EFE

Las dudas sobre los años cotizados de parados que encadenaron contratos parciales y de mujeres que se acogieron a permisos de maternidad cuando estaban empleadas están provocando dudas en la tramitación de algunas solicitudes de la ayuda para parados de más de 52 años, que echaron a andar a mitad de marzo.

La obligación de haber estado inscritos como demandantes activos de empleo en los últimos seis años también está provocando más comprobaciones que han hecho que algunos expedientes no se resuelvan en el plazo habitual, el mismo día, y han quedado a la espera de que el Ministerio de Trabajo dé nuevas instrucciones. Estas dudas sobre la tramitación del subsidio, unidas al aumento en el número de las solicitudes, están desbordando las oficinas del SEPE.

La afluencia de peticiones no se debe solo a que se amplía el número de destinatarios -ahora lo perciben los mayores de 52 años; antes los de 55-, sino que además, con la subida del salario mínimo de 735 a 900 euros, son más las personas que pueden acreditar que sus ingresos no llegan al 75%. También se debe a que en su versión actual, solo computa el nivel de ingresos personales, no familiares.

La afluencia de gente ha sido "brutal" desde mitad de marzo, según un trabajador de una de estas oficinas. Desde entonces se han recibido 56.000 solicitudes, lo que el Ministerio considera prueba evidente de que la demanda existía. Según dijo hoy, ya se han resuelto 32.000 peticiones y lo habitual es que se resuelvan en el mismo día.

Pero no son todos los casos. Tal y como publicó El Mundo, en muchas oficinas se están produciendo retrasos en la tramitación porque no están claros los criterios. Las oficinas del SEPE ya han recibido dos versiones de instrucciones, una antes de empezar el proceso y otra el viernes de la semana pasada. Este mismo lunes, Trabajo dio la orden de seguir recogiendo solicitudes pero esperar a que lleguen nuevas pautas para resolver las que son dudosas de poder beneficiarse de la ayuda.

En el SEPE se advierte de que "no está nada claro" y fuentes de Trabajo admiten que existen dudas en algunas solicitudes, pero que "son casos muy específicos". Insisten en que se estudiarán todos los expedientes y cuando la persona tenga derecho, cobrará con carácter retroactivo desde el día en que lo solicitó. Trabajo ha identificado tres tipos de dudas que se han planteado estos días.

Trabajadores con contratos parciales

Personas que han encadenado durante mucho tiempo contratos parciales, que según la normativa anterior cotizarían por el porcentaje de la jornada laboral pero a los que ahora se bonifica al 100%. Hay que comprobar si así llegan a los 15 años de cotización necesarios para pedir el subsidio.

Permisos de maternidad

También están bonificados con la nueva norma y las dudas surgen cuando no está muy claro si la solicitante cumple o no los 15 años de cotización y hay que calcular "de manera manual" porque no está automatizado.

Demandantes de empleo

Para recibir el subsidio, la persona tiene que haber estado inscrita como demandante de empleo en los seis años previos, sellando el paro una vez al mes, con ausencias máximas de 90 días, excepto si ha sido por estar trabajado. Se han recibido solicitudes de personas inscritas en el paro desde 1990 y hay que comprobar si su expediente ha estado efectivamente en busqueda activa de empleo.