Nicolas Cage
El actor Nicolas Cage posa en el estreno del filme 'Mandy' en el Festival de Cine de Sundance 2018 GTRES

El pasado sábado, Nicolas Cage y su futura esposa, la maquilladora Erika Koike, montaron una 'escenita' en la oficina de expedición de licencias matrimoniales del condado de Clark, en Las Vegas.

Según varios testigos presenciales el actor no paraba de reprocharle a su futura esposa que se quería quedar con todo su dinero. "¡Ella se quiere quedar con todo mi dinero!", gritaba, según ha informado el diario británico Daily Mail.

La bochornosa escena fue grabada por algunos de los presentes que se encontraban en los pasillos de las oficinas alrededor de las 11 de la mañana. Muchos de ellos alegaron que Cage "probablemente estaba borracho".

En las imágenes se puede ver al futuro matrimonio discutiendo, Cage alzando la voz y ella intentando mantener la voz baja y calmada. El actor espeta a Koike que su "novio" es un traficante de drogas y que él no va "a hacerlo", a lo que la maquilladora responde: "Nunca te he pedido que lo hagas. Venga, vámonos".

Mientras rellenaban la solicitud en las máquinas Cage empezó a tener un comportamiento extraño y comenzó a gritar: "¡Se quiere quiedar con mi dinero!" y "¡Su ex es un drogata, es un drogata!". Después de la escena, entraron en una habitación de la que salieron al rato con los papeles en la mano.

Si finalmente se celebra la boda, sería la cuarta vez que el actor pasa por el altar: primero juró amor eterno con la actriz Patricia Arquette; luego con Lisa Marie Presley, y la tercera fue Alice Kim, su matrimonio más largo (estuvieron casados más de diez años).