Los Mossos d'Esquadra no podrán utilizar el kubotán, un pequeño punzón de acero, en las manifestaciones como hicieron el pasado mes de mayo en Barcelona. Entonces era un «arma reglamentaria», según dijo el conseller de Interior, Joan Saura. Ahora ha quedado «excluída», según informó ayer este mismo departamento, del reglamento de las armas y herramientas policiales. Los Mossos tampoco podrán utilizar pistolas eléctricas.

Las porras eléctricas quedan limitadas al Grupo Especial de Intervención

La Generalitat hizo pública ayer una normativa pionera que regula el uso de armas y de la fuerza por parte de los Mossos d'Esquadra. La equipación básica la formarán una pistola, la defensa personal que puede ser rígida o semirigida, y las esposas.

La orden dictada por Interior indica que «el uso de armas de fuego se considera una medida extrema». Sólo podrán ser disparadas cuando haya una amenaza para la vida de los agentes u otras personas e intentando causar el menor daño posible al individuo al que se le dispare.

Las porras extensibles sólo la usarán algunas unidades policiales mientras que las porras eléctricas quedan limitadas al Grupo Especial de Intervención (GEI) que también podrá utilizar los esprays de defensa personal. El nuevo reglamento especifica que las armas de defensa no se proyectarán contra zonas vitales del cuerpo.