Agentes de la Policía Nacional han detenido en Las Palmas de Gran Canaria a una mujer, de 69 años y sin antecedentes policiales, como presunta autora de un delito contra la salud pública, ya que se hacía pasar por médica jubilada de un centro hospitalario de la capital para inyectar silicona en los labios de al menos ocho mujeres.

La detención se produjo después de que a finales del mes de enero, los agentes recibieran la denuncia de una mujer que aseguraba haber sido tratada por una médico jubilada de un centro hospitalario de Las Palmas de Gran Canaria, quien en varias ocasiones le había inyectado supuestamente ácido hialurónico en los labios a cambio de 150 euros, según informó la Policía Nacional en nota de prensa.

Sin embargo, debido a los efectos secundarios, la denunciante estaba sufriendo fuertes dolores e hinchazón, motivo por el que tuvo que acudir a un centro especializado donde fue intervenida quirúrgicamente para extraer el material insertado, que tras un minucioso análisis resultó ser silicona.

Además, durante el mes de febrero, los agentes recibieron otras siete denuncias idénticas en las que las víctimas habían sido tratadas por la supuesta médica y todas ellas tuvieron que acudir a centros especializados donde fueron intervenidas quirúrgicamente para eliminar la silicona inyectada.

Finalmente, la investigación policial permitió determinar que la ahora detenida cobraba 150 euros en casi todos los casos y realizaba las intervenciones en una peluquería ubicada en el barrio de Escaleritas o desde su domicilio particular, donde fue arrestada como presunta autora de un delito contra la salud pública.

Así instruido el correspondiente atestado policial, fue remitida a la Autoridad Judicial competente.

Acusación particular

El Colegio de Médicos de Las Palmas se personará como acusación particular en la causa, señalando que cualquier cirugía, aunque sea mínimamente invaisva, debe realizarse en un centro sanitario registrado y con la correspondiente acreditación sanitaria oficial, recordando que la legislación que lo regula es especialmente rigurosa.

Por ello, el Colegio de Médicos ha animado a la población a contrastar la titulación médica y en su caso, si se ostenta una especialidad médica oficial. Realizar el trabajo sin ostentar dicho título practicando el intrusismo, puede conllevar penas de cárcel.

Estudio de las lesiones

El Juzgado de Instrucción Número 5 de Las Palmas de Gran Canaria ha asumido las diversas denuncias que se han presentado en los juzgados contra la mujer, motivo por el que ahora el Instituto de Medicina Legal estudia las lesiones de las perjudicadas.

Por ello, la magistrada instructora del caso "aún no ha tomado declaración a la investigada", ya que está a la espera de que el Instituto de Medicina Legal determine el alcance de las posibles lesiones que pueden tener las denunciantes, puesto que según la gravedad de las mismas los cargos serían por delitos leves o graves, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.