Pedro Sánchez ha presentado este miércoles el programa del PSOE para el 28A.
Pedro Sánchez ha presentado este miércoles el programa del PSOE para el 28A. PSOE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que con un Gobierno del PSOE "no se va a producir la independencia de Cataluña" durante su intervención este domingo ante el Comité Federal de su partido, donde ha rechazado "lecciones de constitucionalismo" de "las derechas", de la misma manera que ha recordado a los independentistas que la Constitución les ampara tanto para manifestarse por las calles de Madrid como este sábado como en el juicio de los políticos catalanes.

El comité federal del PSOE ha aprobado este domingo las listas a las generales, autonómicas, municipales y europeas y ante él Sánchez ha sacado pecho de los logros de su Gobierno y ha insuflado ánimos de cara a las generales del 28-A, cuando ha augurado una victoria socialista que no va a dejar lugar siquiera a que PP, Ciudadanos y Vox se alíen contra los socialistas. "O mucho me equivoco, o no va a haber cordón sanitario frente a la democracia de este país, que quiere avanzar y no retroceder 40 años", ha dicho.

Un día después de la manifestación independentista de este sábado en Madrid, Sánchez les ha recordado que la Constitución les asiste a ellos igual que a los presos catalanes que están siendo juzgado en el Tribunal Supremo. Según ha dicho, "España es una de las democracias más grandes del mundo, la que ayer protegía a quienes se manifestaban en las calles de Madrid y la misma que juzga a los políticos".

El presidente ha insistido en la fórmula del diálogo sobre Cataluña "dentro de la Constitución" y ha lanzado una dura acusación contra los líderes independentistas, que "gobiernan contra todos y cada uno de los catalanes y catalanas": "El independentismo vivía mucho mejor con un Gobierno del PP, lo saben bien los elementos más ultra, aquellos que quieren dividir a los catalanes".

"Lecciones, ni una"

De la misma manera que ha defendido la Constitución frente al independentismo, Sánchez se ha vuelto a "las derechas" para advertirles de que al PSOE, "el único partido que queda en pie con todas las siglas de lo que la firmaron en 1978 y que "se ha dejado la vida por defender las libertades, "lecciones de constitucionalismo, ni una".

Sánchez ha defendido la España "en la que caben todos" frente a la España de la concentración de Colón por parte de una "derecha desconcertada sin otro proyecto que dejarse arrastrar hacia el extremo".

Llamada a la movilización

En este sentido, ha pedido a los suyos "aprender la lección del dos de diciembre en Andalucía", donde la abstención de muchos votantes de izquierda fue en buena medida responsable del Gobierno del PP y Ciudadanos apoyado por Vox. "Que nadie se quede en casa, ese es el eje de toda la campaña de la derecha, desmovilizar al adversario", ha advertido Sánchez, para quien "las urnas vacías significan la involución; las urnas llenas significan progreso y esperanza".

El presidente ha atribuido al PSOE la causa de los jóvenes, la de la lucha contra el cambio climático, la del movimiento feminista y sus manifestaciones del 8-M y hasta la movilización "de hace unos años, aquel 15M que reclamó con fuerza una "Democracia Real, Ya" para mostrar su confianza en la victoria que cosecharán los socialista el 28-A.

Además de quienes salen a la calle por distintas causas, Sánchez también se ha referido a "la otra España que no se manifiesta", a la que también tendrá en cuenta. "Cuando la sociedad se expresa con la palabra o sus silencios, la política debe escuchar y nosotros sabemos escuchar y decimos que hacemos nuestras sus demandas y que son urgentes y sencillas".

"Salimos a ganar, pero no a ganar por ganar, para hacer, para transformar España, para hacer que avance y nadie quede atrás", ha arengado Sánchez a sus compañeros de partido, a quienes ha pedido que de cara al 28-A "llamen a la puerta de la conciencia de esa España que cree en los valores colectivos". Su mensaje debe ser, ha añadido, que el PSOE es "la única esperanza de la razón frente a la irracionalidad que crece no sólo en nuestro país", el partido "que no se deja llevar por la ira" y el que "actúa no por interés propio, sino por convicciones".