Las asociaciones y partidos independentistas catalanes han reunido este sábado en las calles de Madrid a miles de personas en la marcha contra el juicio al procés. Los organizadores han cifrado en 120.000 los asistentes a la protesta, mientras que la Policía Nacional ha contabilizado 18.000, de acuerdo con la cifra facilitada a la Delegación del Gobierno.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha accedido a las 17.20 horas a la cabecera de la manifestación. En un ambiente festivo y sin incidentes, la previa ha estado marcada por los gritos pidiendo libertad para los políticos juzgados en el Tribunal Supremo y las banderas 'esteladas' y lazos amarillos.

Una decena de alcaldes independentistas han cantado vara en mano a las 17.00 horas el himno del Segadors en el edificio de la Bolsa y luego han recibido el aplauso de las cientos de personas que se amontonaban en la cabecera de la manifestación, que lleva por lema 'La autodeterminación no es delito. Democracia es decidir'. En otra pancarta se podía leer: 'Venimos a despedirnos'.

También han asistido a la manifestación abogados luciendo la toga negra característica de este colectivo, entre ellos Gonzalo Boyé, que defiende al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Una de las plataformas que más ha aplausos ha recibido a su llegada al centro de la capital ha sido el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

En una tarde con 25 grados de temperatura, la mayoría de la terrazas de bares cercanos al recorrido estaban ocupadas por manifestantes, que también aprovecharon para fotografiarse junto a monumentos emblemáticos como la Puerta de Alcalá o la diosa Cibeles.

Algunos asistentes a la manifestación han señalado que no han tenido incidentes relevantes en la previa. Tan sólo un grupo ha comentado que una señora mayor les ha hecho una 'peineta' y les ha gritado "golpistas" por una calle cercana al parque de El Retiro.

Por la mañana, la Policía detuvo a Jordi Alemany, secretario general de la ANC, por un incidente al tratar de quitar una bandera en una contramanifestación. El arresto se produjo al comprobar los agentes que un juzgado de Girona había ordenado su detención porque no compareció en la investigación sobre una acción de los CDR en el aniversario del 1-O.

Torra: "No pararemos"

Antes de incorporarse a la manifestación, Quim Torra ha pedido a España que escuche los "gritos de libertad" y "de independencia" y ha advertido: "No pararemos, ni nos pararán".

En declaraciones a los medios antes de la protesta, Torra ha defendido que no existen "luchas pequeñas por los derechos civiles ni viajes largos por el derecho de autodeterminación". Y ha instado a España a mirarse y estudiar para ver en qué ha fallado "para que tanta gente esté apelando al derecho a la autodeterminación".

Torra ha expresado solidaridad con las "compañeras y compañeros" presos y en el exilio y ha tachado de "juicio- farsa" el proceso abierto en el Tribunal Supremo. "No pararemos y no nos pararán", ha concluido.

Rufián: "Viene el fascismo"

El portavoz adjunto de Esquerra Republicana de Catalunya en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, llamó este sábado a participar en la "lucha por la democracia" para preservar los derechos fundamentales frente al "fascismo que viene" y que, a su juicio, representan Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal.

"Hoy (sábado) es un gran día, hoy es un día extraordinario, hoy es un día hermoso, hoy es un muy buen día para la democracia. Frente a las porras, frente a la violencia, frente a las amenazas, frente al 155, frente a la policía, frente al 'trifachito', frente a los tres jinetes el apocalipsis ultra, frente a Casado, frente a Rivera, frente a Abascal y frente a según qué PSOE, nosotros ponemos democracia, pacifismo, civismo y ponemos calle", dijo.

Rufián destacó las "banderas de sensibilidades diferentes" que se unen en Madrid esta tarde para reivindicar que "lo único que importa es la lucha por la democracia y hacer un dique y una muralla contra el fascismo que viene".

Torrent pide otro referéndum

El presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, exigió este sábado autorización para celebrar un "referéndum" de independencia en su comunidad con el propósito de separarse del resto de España, ya que considera que es la "única manera de resolver el conflicto" político actual.

"Nunca es delito en democracia el ejercicio libre de los derechos fundamentales", dijo en defensa del derecho a celebrar un referéndum como el que tuvo lugar el 1 de octubre de 2017 en Cataluña y por el que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo varios políticos separatistas, como el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras.

Torrent indicó que esta situación "se resuelve con urnas y con el libre ejercicio de la democracia". "La única manera de resolver el conflicto político es con un referéndum. Cada vez lo sabe más gente", sentenció.

Organización

La protesta está organizada por la Asamblea Nacional Catalana, que pidió permiso a la Delegación del Gobierno en Madrid. La marcha comenzó sobre las 17.00 horas en la plaza de Carlos V (Atocha), y discurrió por el paseo del Prado hasta la plaza de Cibeles, donde se leen los discursos finales y donde se había dispuesto una potente megafonía que, en la previa, dio la "bienvenida a Madrid" y reproducía música.

Ante todo ello, el órgano gubernativo articuló un importante dispositivo de Policía Nacional, "adecuado y proporcional a el tipo de manifestación y a las cifras que se estiman" con el objetivo de garantizar la seguridad de la marcha. El propio delegado del Gobierno, José Manuel Rodríguez Uribes, lo siguió personalmente en el Centro de Coordinación (CECOR) de la Jefatura de la Policía de Madrid.

El objeto de la protesta es la "denuncia del juicio a los presos políticos catalanes". Entre las entidades y partidos que apoyan esta marcha en Madrid están, además de la promotoras ANC, Òmnium Cultural, la Asociación Catalana por los Derechos Civiles (Acdc), ERC, JxCat, la CUP, la Crida, el PDeCAT, Demòcrates y representantes de los Comunes, entre otros.

Consulta aquí más noticias de Madrid.