Crimen de dos niños en Godella
Agentes de la Policía Científica de la Guardia Civil trabajan en el lugar de la muerte de dos niños en Godella (Valencia). Manuel Bruque / EFE

Los primeros resultados que arrojan las autopsias practicadas a los dos hermanos de Godella asesinados presuntamente por su madre, un niño de tres años y una bebé de cinco meses, indican que ambos murieron por fracturas craneales a consecuencia de los golpes de su progenitora, que fue detenida junto al padre y tuvo que ser hospitalizada en el hospital de Líria para ser sometida a un examen psicológico.

Según ha avanzado este sábado el diario Las Provincias, los dos menores presentaban traumatismos y fracturas en sendos cráneos tras ser desenterrados de las dos fosas ubicadas en un campo abandonado. Ese primer examen fue confirmado por la autopsia realizada con posterioridad.

Así, la bebé de 5 meses murió de forma violenta por varias fracturas craneales debido a los golpes, mientras que su hermano de 3 años y medio habría fallecido de manera similar, a consecuencia de las graves lesiones de su cabeza.

Entre las hipótesis que baraja la Guardia Civil sobre el asesinato se encuentra la de que la madre golpeó a uno de sus hijos contra el suelo en el lugar donde posteriormente lo enterró, lo que explicaría el hallazgo de sangre en lugar del crimen, así como la ausencia del arma homicida.

Según las autopsias a los menores, uno de ellos tenía el cráneo destrozado por los golpes mientras que el otro presentaba marcas de golpes, presumiblemente propinados con un objeto romo.

Asimismo, los investigadores han descartado que los niños hubieran sido sumergidos en agua, tal y como sugirió el padre de los pequeños, que indicó en un primer momento que la madre había arrojado a la fosa séptica a uno de sus hijos, y que él lo había rescatado.

Los dos progenitores se encuentran detenidos como sospechosos de un delito de homicidio.

Consulta aquí más noticias de Valencia.