Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy 'camina rápido' por España para no tropezar, en un nuevo anuncio de precampaña. Mariano Rajoy - YOUTUBE

El vídeo difundido por algunos cargos del PP en el que aparecen Epi y Blas, los populares personajes de Barrio Sésamo, para lanzar la idea de que "votar a Vox es apoyar a Pedro Sánchez" dado el actual reparto de escaños en el Congreso según la Ley D'Hondt, no es el primer vídeo polémico que los partidos políticos lanzan en precampaña electoral.

Reciente está todavía el vídeo protagonizado por Santiago Abascal en el que anunciaba "la reconquista" de Andalucía —y que se transformó en una irrupción con 12 escaños y un cambio de gobierno histórico en esta comunidad—.

Previamente, en las últimas elecciones generales de junio de 2016, otro vídeo objeto de polémica fue el grabado en La Moncloa por Mariano Rajoy. algo que no gustó en el PSOE, que lo denunció ante la Junta Electoral Central por "usar fondos públicos", es decir, grabarse en La Moncloa.

En esta misma campaña, el PP lanzó el vídeo de los 122 gatos, que también lanzaba un mensaje a favor del voto útil: "No me gustan los gatos, pero estoy totalmente en contra de los perros", decía la protagonista. O el titulado Caminando Rápido, que mostraba al entonces presidente del Gobierno en funciones y del PP, Mariano Rajoy, en su primera actividad de cada jornada: andar a buen paso, antes de emprender su agenda electoral.

En los anteriores comicios de diciembre de 2015, el Partido Popular elaboró un vídeo titulado Piensa sin perjuicios - Hipsters que también tuvo gran repercusión en las redes sociales.

En esta misma campaña, en la que el partido de Albert Rivera ya sonaba con fuerza, el PSOE publicó un vídeo que se llamaba Corta con la derecha, en el que sus protagonistas ponían fin a sus relaciones con sus parejas.

Otro vídeo polémico fue el editado por el PSOE para las elecciones europeas de 2009, en el que aparecían una serie de personas hablando en diferentes idiomas y expresando su oposición a la homosexualidad o a la inmigración y a favor de la pena de muerte o la sanidad privada, o negando el cambio climático, por ejemplo. "El problema no es lo que piensan. Es lo que van a votar", terminaba.

Aunque este último vídeo no se enmarcó en ninguna campaña preelectoral sino para conmemorar el 40 aniversario de la Constitución española, el vídeo compartido por el entonces presidente del Gobierno Pedro Sánchez el pasado 6 se septiembre despertó mucha indignación, especialmente en el entorno de Podemos, por "igualar una dictadura fascista con quien defendió la democracia".