Un avión Boeing 737 Max 8 de American Airlines.
Un avión Boeing 737 Max 8 de American Airlines. JUSTIN LANE / EFE

El pasado 10 de marzo se estrelló un Boeing 737 en Etiopía que se dirigía a Nairobi con 157 personas a bordo, entre las que no hubo supervivientes.

Este tipo de avión —el boeing 737—  es un bimotor, a reacción, de fuselaje estrecho, de corto a medio alcance y fabricado y desarrollado por la compañía estadounidense Boeing Commercial Airplanes. Fue el más vendido del mundo entre 1980 y 1981, con un número de pedidos superior al del Boeing 707 y segundo, solamente, respecto al del más afortunado Boeing 727.

Tiene capacidad para 115-130 pasajeros, una autonomía de 3.555 kilómetros, la longitud es de 30,48 metros y la altura de 11,28. Además, su peso es de casi 50.000 kilos.

Tras este terrible accidente, Boeing ha asegurado que revisará el software del avión Boeing 737 MAX 8 antes de abril, pero, ¿qué falla en el software de este modelo? Según las investigaciones preliminares del accidente de Lion Air en octubre del año pasado, un fallo en este sistema podría estar detrás del siniestro, y el fabricante estaba trabajando en una modificación difinitiva de este software para implementarlo en toda la flota MAX cuando llegó un nuevo acidente.

Se sabe además que no cuenta con un sistema de control de vuelo de protección completa, según fuentes del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (Copac). El certificado inicial de la serie Boeing 737 es muy antiguo, de finales de la década de los 60, y lo que ha ido haciendo el fabricante estadounidense es introducir en el modelo mejoras con el paso de los años, para mantenerlo competitivo.

De esta forma, Boeing ha conseguido que, con el mismo certificado de navegabilidad, un piloto pueda volar todos los tipos de aviones de la serie 737, desde el más antiguo hasta el más moderno, con una formación similar. El piloto pasa de la generación anterior de este avión a la nueva, después de hacer un curso online y, ni siguiera, llega a operar una aeronave real antes, ha explicado a Efe la misma fuente.

El fabricante introdujo, además, un sistema mecánico para intentar que el avión nunca pudiera quedarse con el morro muy alto y entrar, así, en pérdida, teniendo en cuenta su capacidad de ascenso, prácticamente en vertical. Todos los aviones, en general, tienen ese problema que Airbus ha compensado en su familia A320, muy avanzada tecnológicamente, con un sistema de control de vuelo de protección completa, lo que significa que el avión está diseñado para que se proteja él mismo si entra en pérdida, mientras que, en caso del Boeing 737, los pilotos tienen que controlarlo manualmente.

Boeing ha intentado introducir algunas mejoras, pero "no tienen nada que ver con la tecnología de Airbus y es probablemente ahí donde se está originando todo el problema", ha apuntado la misma fuente.

Los grandes accidentes que se están produciendo son por pérdidas de control de vuelo; lo que ocurre es que hay aeronaves que cuentan con una tecnología que tiende a protegerlos y otros no la tienen, ha recalcado.

Es difícil saber las causas del accidente que se produjo en Etiopía. Solo se sabe que el avión despegó normalmente y los pilotos no pudieron controlarlo, ha concluido Copac.