Casado
Pablo Casado, en una comparecencia en la sede del PP. EFE

Pablo Casado ha aprovechado la celebración del 8 de marzo para anunciar, desde Castellón, que si gobierna después de las elecciones generales planteará un Plan Nacional de Conciliación y Racionalización de Horarios a partir del cual la jornada laboral termine a las 18.00 horas. Esta medida ya fue reivindicada por Mariano Rajoy durante su Gobierno, pero no llegó a llevarse a cabo.

Además, plantea un cheque guardería de 1.000 euros, el cual acusa al Ejecutivo de Sánchez de haber paralizado. En un acto por el Día de la Mujer, Casado especificó también que en el plan se plantean ayudas para que las empresas que tengan suficientes trabajadores con niños en esta franja de edad puedan disponer de escuelas infantiles en los centros de trabajo.

En este mismo sentido, Casado ha apostado por que el trabajo se mida en función de los objetivos en lugar del "presencialismo" del que, en su opinión, se abusa en España. También se ha mostrado partidario de potenciar el teletrabajo.

Se ha referido también a la "violencia contra las mujeres". El líder del PP aseguró que "una sola víctima ya es inadmisible" y por eso es partidario de "endurecer las penas" y de incluir como supuesto para la prisión permanente revisable el asesinato con secuestro previo.

Con respecto a las movilizaciones convocadas, Casado ha explicado que la dirección del PP ha decidido no secundar las manifestaciones por el comunicado "inadmisible solo de la izquierda radical" que habla de "heteropatriarcados, neocolonialismo y neocapitalismo".

"Pedimos que no se instrumentalice y politice una demanda justa en la que estamos todos comprometidos y que no se divida a la sociedad en dos mitades", sentenció, antes de resaltar la posición del PP, que trabaja por las mujeres "con hechos".