Policía Nacional Violencia Mujer
Policía Nacional POLICÍA NACIONAL/ARCHIVO

El año 2018 se cerró con más denuncias, más condenas y más órdenes de protección para las víctimas de violencia machista, según los datos ofrecidos este viernes por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En concreto, el pasado año se presentaron 166.961 denuncias, un 0,4 por ciento más que en 2017, y de las sentencias dictadas las condenas alcanzaron un 70,5 %, tres puntos más con respecto al año anterior. Cabe señalar que, respecto a 2017, se ha duplicado el porcentaje de aquellas que no son presentadas por la víctima sino por sus familiares, lo que el CGPJ achaca a una mayor implicación del entorno de las afectadas.

Además, se incrementaron en cerca de dos puntos tanto las órdenes de protección solicitadas como las órdenes concedidas, concretamente se pidieron 45.045, de las cuales se adoptaron 31.550.

Con todo, el número de víctimas mortales es el más bajo desde que se comenzó a contabilizar este dato: 47 mujeres han muerto a manos de sus parejas o exparejas masculinas, frente a las 51 que recoge el INE en 2017. Así, desde que hay registro, 2018 es la segunda vez que este número es inferior a 50, después de 2016 que acabó con 49 mujeres asesinadas.

De estas 47 mujeres, 14 habían denunciado previamente; es decir, alrededor de un tercio de ellas, un porcentaje que aumenta respecto al año anterior pero que evidencia un problema de eficacia en las medidas legales tomadas en estos casos; en 9 de estos casos se habían adoptado medidas de protección que no evitaron el asesinato, mientras que en tres de ellos no se adoptaron pese a haber sido solicitadas.

Ha crecido, por otro lado, el número de menores huérfanos por culpa de la violencia machista: en total, 39, en contraste con los 26 de 2017 o los 29 de 2016, que suman a los 230 contabilizados desde 2013, año en que se comenzó a registrar el dato.

También se registraron durante todo el año 249 casos de menores enjuiciados por delitos del ámbito de violencia contra la mujer, una cifra inferior a los 266 de 2017. Este cambio revierte una preocupante tendencia a la alza que se venía manifestando en los años anteriores.