Firma de contrato
Imagen de archivo de un hombre firmando un contrato. EP

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este jueves los datos de ejecuciones hipotecarias (embargos de una propiedad para su venta) tras el impago de una hipoteca en 2018, que en el caso de las viviendas habituales se redujeron un 40,7% en 2018.

No obstante, el total de ejecuciones hipotecarias iniciadas durante el año, que incluye todo tipo de fincas (urbanas, rústicas, solares y de otro tipo), crecieron un 1,6%, debido al aumento de los embargos de solares y fincas urbanas como locales, garajes, oficinas, trasteros, naves y otros aprovechamientos urbanísticos.

Los datos del INE desvelan que, superada la crisis, el descenso en el número de embargos es cada vez más bajo, ya que hace un año las ejecuciones sobre vivienda habitual cayeron cerca del 50%, y el total de embargos se redujo un 28,9%, frente al repunte de este año.

Las principales magnitudes que desvelan los datos del INE son las siguientes:

  • En 2018 se produjeron 6.523 embargos de vivienda habitual, un 40,7% menos que un año antes.
  • El número total de viviendas que fue objeto de embargo fue de 25.903, un 6,6% menos que en 2017; de ellos, 8.912 eran viviendas de personas físicas, 6.523 viviendas habituales y 2.389 otro tipo de viviendas.
  • Durante el pasado año se llevaron a cabo 53.857 ejecuciones hipotecarias, un 1,6% más que un año antes.
  • Pese a que los embargos sobre viviendas de todo tipo -habituales y no habituales- se redujo un 6,6%, el total de embargos creció por el aumento de operaciones sobre solares, locales, garajes, naves y trasteros.
  • Los embargos sobre solares aumentaron en 2018 un 24,2% hasta alcanzar 3.352, en tanto que los realizados sobre fincas urbanas distintas de viviendas lo hicieron un 14,4%, hasta 22.059.
  • Un 22,7% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en 2018 correspondió a hipotecas firmadas en el año 2007, un 13,7% a hipotecas constituidas en 2006, y un 13,6% a hipotecas de 2008.
  • Las comunidades autónomas con mayores cifras de ejecuciones hipotecarias fueron Andalucía (10.123), Valencia (10.076) y Cataluña (8.841); también estas regiones concentraron los números más altos de embargos sobre viviendas, con 5.242 en Valencia, 5.154 en Andalucía, y 4.561 en Cataluña.
  • En el último trimestre de 2018, 1.551 viviendas habituales fueron objeto de embargo, de un total de 15.666 ejecuciones hipotecarias realizadas entre octubre y diciembre.
  • De esas 15.666 viviendas embargadas, 1.551 eran habituales en propiedad (un 28,9% menos que en el mismo trimestre de 2017) y 586 no eran residencia habitual de los propietarios (un 24,3% menos).
  • Entre octubre y diciembre, el embargo de solares creció un 121,7%, y el de fincas rústicas, un 46,1%.