El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha comparecido desde el Congreso tras el anuncio de Pedro Sánchez de un adelanto electoral para el próximo 28 de abril.

Ha comenzado su intervención asegurando que "hoy es un buen día para España", porque "se le devuelve la voz al pueblo español tras una legislatura fallida", que el máximo responsable de Ciudadanos ha recalcado "que acabó el 24 de marzo, cuando el PP debió haber sido más responsable", pero en cambio "propició esa moción de censura que Sánchez ganó de la mano de los independentistas" dando lugar a un "gobierno Frankestéin".

Rivera, en una intervención en la que no ha dejado de insistir que este viernes es "un gran día", ha recalcado que "es la hora de abrir una nueva etapa de España tras cuarenta años de PP y PSOE pactando con nacionalistas e independentistas".

En distintos momentos de su discurso ha atacado al bipartidismo, que "tiene paralizadas las grandes reformas que necesita este país", repitiendo la necesidad de que un partido distinto a PP y PSOE alcance el gobierno: "en vez de la España de los rojos y los azules hay que abrir una nueva era política. El futuro tiene que estar en mano de los que amamos este país".

Otro pilar de su discurso ha sido recordar que "Sánchez mintió, dijo que convocaría elecciones cuanto antes", así como animar al voto, al que ha definido como "la munición de los demócratas",  pidiendo directamente el voto para su partido y una mayoría necesaria para poder gobernar: "Para que Sánchez no resucite a Frankestéin hay que llenar las urnas de votos naranjas".