El exboxeador Mike Tyson, dueño de una plantación de marihuana, acudió junto al rapero B-Real a promocionar sus productos y el festival que organizará próximamente en California.

En el evento pudieron fotografiar al exdeportista con un porro gigante de marihuana, una instantánea que se ha hecho viral por las dimensiones de lo que estaba consumiendo... y por tratarse de Tyson.

Hace unos meses Tyson reconoció que fumó "marihuana antes de pelear con Golota (en el año 2000)... y le afectó más a él".

En la actualidad, la última aventura de Mike Tyson, célebre por los muchos titulares que arroja a la prensa con relativa frecuencia, está íntimamente relacionada con la legalización del consumo de cannabis con fines recreativos.

El excampeón de los pesos pesados, que siempre defendió abiertamente el derecho a consumir cannabis, regenta un rancho de cuarenta acres en el desierto de Mojave, a unas 110 millas de Los Ángeles. Casualmente, al pie de la base Edwards de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

La mitad del terreno está dedicada a cultivar marihuana, para lo que cuenta con cultivadores expertos que tienen como reto desarrollar nuevas variedades.

Su intención es que gran parte de los puestos de trabajo que se generen vayan destinados a veteranos del ejército estadounidense y su objetivo es convertirse en un gran productor legal de esta planta. También investigará las aplicaciones en beneficio de la salud de la marihuana.