Montevideo acogerá este jueves el primer encuentro del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela, que reunirá a 13 países europeos y latinoamericanos, y será copresidido por el jefe del Estado uruguayo, Tabaré Vázquez, y la alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini.

La iniciativa había sido anunciada por Uruguay y México, dos naciones que mantienen una posición neutral desde que el líder del Parlamento, Juan Guaidó, se autoproclamó presidente interino del país por considerar que las elecciones que le dieron a Nicolás Maduro su segundo mandato presidencial fueron fraudulentas.

La UE se sumó después y, posteriormente, representantes de los ministerios de Relaciones Exteriores de Bolivia, Costa Rica, Ecuador, México, Uruguay, Alemania, España, Francia, Holanda, Italia, Portugal, Reino Unido y Suecia.

Con anterioridad a la reunión, México y Uruguay propusieron este miércoles un mecanismo, apoyado por la Comunidad del Caribe (Caricom), para buscar una salida a la crisis que se desarrollaría en cuatro etapas —Diálogo Inmediato, Negociación, Compromisos e Implementación, con el objetivo de encontrar una "alternativa pacífica y democrática que privilegia el dialogo y la paz para fomentar las condiciones necesarias para una solución integral, comprehensiva y duradera", según un comunicado conjunto elaborado por México, Uruguay y Caricom.

La cita en Montevideo tendrá lugar después de que España y otros 18 países de la Unión Europea (UE) firmaran una declaración de reconocimiento a Guaidó como "presidente encargado de Venezuela" y tras el encuentro del Grupo de Lima del pasado lunes, que culminó con el compromiso de sus integrantes de no considerar la opción militar para forzar la salida de Maduro de la Presidencia.

Contactos directos

En caso de que el oficialismo, representado por el mandatario Nicolás Maduro, y la oposición, unificada bajo la figura del autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó, acepten dialogar dentro de los moldes del esquema, se invitarían a la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan; al excanciller uruguayo Enrique Iglesias; y al exsecretario de Relaciones Exteriores mexicano Bernardo Sepúlveda, a acompañar el proceso.

La primera fase del "Mecanismo de Montevideo", llamada Diálogo Inmediato, corresponde a la generación de condiciones para el contacto directo entre los actores involucrados, "al amparo de un ambiente de seguridad".

En seguida, se pasaría a la etapa de Negociación, "presentación estratégica de los resultados de la fase de diálogo a las contrapartes", en la que se buscarían puntos en común y áreas de oportunidad para la "flexibilización de posiciones e identificación de acuerdos potenciales".

La tercera fase, Compromiso, consistiría en la construcción y suscripción de acuerdos a partir de los resultados de la fase de negociación, con características y temporalidad previamente establecidas.

Por último, se procedería a la Implementación, correspondiente a la "materialización de los compromisos asumidos", con el acompañamiento internacional.

Apoyo de Maduro, condiciones de Guaidó

Nicolás Maduro dijo este miércoles que respalda el "Mecanismo de Montevideo". "Quiero celebrar la reunión en Montevideo: Ha sido todo un éxito y ratifico todo el respaldo al plan de las cuatro fases. Anuncio el respaldo absoluto del Gobierno de Venezuela a todos los pasos e iniciativas para el diálogo", dijo Maduro, mientras supervisaba ejercicios militares en el estado de Zulia.

Sin embargo, Guaidó, reiteró este miércoles que solo participará en diálogos políticos si se concreta la salida de la Presidencia de Nicolás Maduro. "Que quede claro que nosotros no vamos a participar en ningún elemento que no lleve concretamente" al "cese de usurpación" de Maduro, al Gobierno de transición y elecciones libres, dijo Guaidó a periodistas tras sostener un encuentro con agricultores en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas.

En este contexto, y bajo un fuerte dispositivo de seguridad a cargo del Ministerio del Interior de Uruguay, los Gobiernos intervinientes —la mayoría de los cuales reconoce a Guaidó— discutirán sobre las condiciones mínimas que deben darse en Venezuela para evita la escalada de las tensiones internas y en el ámbito internacional.

La reunión deberá durar unas tres horas y se iniciará poco antes de mediodía. Al término de la misma, se celebrará una conferencia de prensa de unos 30 minutos ofrecida por Mogherini y Vázquez, según la documentación que manejan las delegaciones a la que tuvo acceso Efe.

Está previsto que la mayoría de los participantes en la reunión, cuyo rango es ministerial, lleguen y salgan de Uruguay en el día, lo que agilizará la organización del evento y los protocolos de seguridad del mismo.