Carmen Calvo
La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo. J.J. Guillen / EFE

España se mantiene en su posición de reconocer a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela para que convoque elecciones "libre y transparentes", a pesar de que Nicolás Maduro se ha mostrado dispuesto a convocar comicios legislativos en Venezuela y de abrir un diálogo con la oposición.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha apuntado este miércoles que el plazo para convocar elecciones legislativas, pero no presidenciales, que Maduro insiste en dejar para 2025, no cumple las condiciones que puso España y la UE antes de reconocer la legitimidad de Guaidó.

Lejos de considerarlo una "injerencia" , que el Gobierno "rechaza en términos drásticos", Calvo ha considerado la celebración de elecciones libres, convocadas por el presidente de la Asamblea Nacional, como la única garantía para que "los venezolanos hablen libremente".

Calvo ha protagonizado un desayuno informativo en el que ha recordado que la posición de la UE sobre Venezuela consiste en "dar un plazo de tiempo muy corto, que parecía razonable para ver en último extremo la responsabilidad de Maduro". En el caso el caso de España, el Gobierno fijó el límite en ocho días, que expira el domingo que viene.

"A partir de ahí, se ha dicho absolutamente claro que se reconoce la legitimidad que desde la Asamblea [Nacional de Venezuela] tiene Guaidó con el único fin de que haya elecciones libres, seguras jurídicamente, donde los venezolanos digan lo que quieren", ha dicho Calvo.

"Si rechazamos otro tipo de injerencias en términos drásticos, tenemos que rechazar también otras que alteren lo único importante en democracia, que los venezolanos hablen con libertad", ha añadido.