Mario Vargas Llosa.
Mario Vargas Llosa. MARIO VARGAS LLOSA/ EUROPAPRESS - Archivo

El escritor Mario Vargas Llosa ha enviado su "renuncia irrevocable" al Pen Internacional -que presidió entre los años 1977 y 1980- por el apoyo de esta asociación de escritores a "un movimiento racista y supremacista como es el independentista catalán", tal y como recoge la carta enviada a la líder de la entidad internacional, Jennifer Clement.

Este lunes, el PEN Internacional y el PEN Català alertaban a través de un manifiesto de los "desproporcionados" cargos de sedición y rebelión contra el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y el expresidente de la ANC y diputado de JxCat Jordi Sànchez.

Además de la firma del manifiesto por parte del PEN Internacional -con cerca de 25.000 socios en todo el mundo-, y los 180 PEN suscritos a la organización, también suscribieron a título personal el documento otros autores como Suso de Toro o Erri de Luca.

El autor hispano-peruano ha afirmado en su misiva de renuncia que ese manifiesto está "lleno de mentiras y calumnias" y va dirigido contra el "régimen democrático de España en relación con el intento de golpe de Estado de los independentistas catalanes" en el año 2017.

"Es una vergüenza que una organización como el Pen Internacional, que tiene unas credenciales tan limpias en su lucha en defensa de los derechos humanos y de la libertad de expresión, haga suyas las patrañas del centro catalán del Pen", ha lamentado Vargas Llasa.

El escritor ha definido al citado centro catalán como "un órgano militante del independentismo de Cataluña, que viene llevando a cabo una campaña internacional de desfiguración de la verdad". "Y que a juzgar por el comunicado, ha conseguido sorprender a numerosos centros del Pen, entre ellos algunos latinoamericanos, presentando a España como un país que atropella la libertad de expresión y encarcela a los escritores críticos y disidentes", ha añadido.

Abandono de la "tradicional neutralidad"

A su entender, estas acusaciones son "de una falsedad esencial", obra de quienes "en su afán sedicioso de independizar Cataluña no vacilan en mentir". Vargas Llosa ha apuntado que el independentismo catalán "goza de todos los derechos democráticos" para expresar sus puntos de vista con el apoyo de periódicos, radios y televisión, que se difunden en todo el país "con la más irrestricta libertad".

"Quienes están presos o fugados y que van a ser juzgados por el Tribunal Supremo, no lo están por lo que creen y defienden, sino por haber sido parte activa de un intento de golpe de Estado que, en contra de la Constitución y de las leyes que regulan la democracia española, pretendieron una arbitraria e inconsulta secesión", ha aseverado.

Vargas Llosa ha reiterado que "ningún país democrático" hubiera podido aceptar "semejante ruptura de unidad", al tiempo que ha criticado que el Pen Internacional "abandone su tradicional neutralidad" frente a las luchas políticas internas. "Es una traición a sus estatutos y ningún escritor genuinamente democrático debería ampararlo", ha concluido.