Pablo Echenique
Echenique durante la primera reunión de Comité de Campaña de Podemos. EFE

Un juzgado de Zaragoza ha ratificado la sanción impuesta a Pablo Echenique por la Seguridad Social a consecuencia de la contratación irregular de su asistente. La titular, Itziar Ochoa, confirma que existió una relación laboral entre el político y el trabajador y por tanto mantiene la sanción de más de 1000 euros por no haberle dado de alta, tal y como informaba este martes el diario Heraldo de Aragón.

El número dos de Podemos acudió a los tribunales tras agotar el procedimiento administrativo contra la Inspección de la Seguridad Social, que inició la investigación oficial a finales de 2016 después de que la prensa publicase que Echenique mantenía a su asistente en una situación ilegal al carecer de contrato y no haberle dado de alta en la Seguridad Social.

La infracción, al parecer, se habría cometido en dos periodos: entre septiembre de 2011 y junio de 2012 y entre marzo de 2015 y abril de 2016, aunque la sanción se corresponde con el segundo periodo por la prescripción de los hechos del primero.

Según el fallo judicial, dictado el pasado 10 de enero, Echenique habría mantenido en el segundo periodo, entre marzo de 2015 y abril de 2016, para ayudarle en casa durante una hora al día. El tribunal rechaza la tesis defendida por el dirigente de Podemos según la que éste descargaba su responsabilidad en el asistente, y mantiene que, de haberse tratado de una prestación de servicios deberían haberse emitido facturas, que Echenique no ha aportado a la causa.

Por ello, al existir una relación laboral, la jueza aduce que el político tendría que haber dado de alta a su asistente en el régimen de empleados del hogar, que engloba a quienes asumen el cuidado de las personas dependientes.En consecuencia, ratifica el expediente sancionador, en cuya cuantía se incluye la cotización debida, una sanción y un recargo del 20% para el dinero que no fue abonado hace más de tres años.

El trabajo del asistente consistía en acudir al domicilio de Echenique a primera hora de la mañana los días laborales para asistirle con sus tareas personales, aunque también hay constancia de que acudía en fin de semana en alguna ocasión. Por dicho trabajo, percibía un pago de 11 euros la hora.

Echenique recurrirá su condena

Echenique, por su parte, ha anunciado que va a recurrir la sentencia. Asegura que la ley de Dependencia estatal y la aragonesa permite que "los asistentes profesionales puedan funcionar como autónomos" y cree que la sentencia "no atiende a esta legislación".

Echenique también subraya el punto 19.2 de la ley autonómica en el que se apunta que el asistente personal prestará servicios mediante un "contrato laboral o de prestación de servicios".