Aznar y Casado
El presidente del PP, Pablo Casado, abraza al expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, durante la segunda jornada de la Convención Nacional del Partido Popular. EFE

Primero fue Rajoy y este sábado Aznar. Y es que Pablo Casado se vanaglorió de haber conseguido contar con la participación de ambos en la Convención Nacional, que afrontaba su segunda jornada. En ella, el expresidente del Gobierno participó en un diálogo con el secretario general del Partido Popular Europeo, Antonio López Isturiz.

Con un tono que hizo a mucha gente volver a los noventa, Aznar reivindicó lo hecho, pero también lo que queda por hacer. Su música suena bien en Génova. Y él, como expresidente, no encuentra mejor director de orquesta para ello que Pablo Casado. Fue rotundo en lo que considera que España necesita y no rehuyó a la hora de recalcar que los aciertos del pasado deben ser repescados para pensar en el futuro.

"Tenemos que actualizar y fortalecer el proyecto liberal conservador", empezó Aznar, para explicar que el PP tiene que abrirse "a todos los españoles". Para él, es el partido que ha defendido y debe defender "la unidad de España con el coste que sea", con el objetivo de evitar que el futuro del país esté marcado "por los que quieren romperlo".

"España es una historia de éxito, pero esa historia está amenazada", continuó, y volvió a culpar a los independentistas. "Son los que quieren acabar con nuestro futuro". Para Aznar, España tiene que responder a un "desafío existencial" al que hay que responder "con firmeza, con coraje y con los votos".

Aznar fue muy rotundo "para no lleva a equívocos" a la hora de pedir el voto para Pablo Casado en las próximas elecciones. "Para tener continuidad en nuestra historia, los votos tienen que ir al PP". Según el expresidente, en Génova tienen el reto de liderar el cambio frente a los que apuestan por "el fracaso" y por una "España empequeñecida y una Cataluña rota".

Esgrimió que la izquierda "no tiene más que ofrecer" y criticó  que al Gobierno de Sánchez se le trata como un Ejecutivo extranjero por parte de Torra. "¿Cuánto tiempo tenemos que soportar que el secesionismo utilice las instituciones contra los ciudadanos?", dijo, y sobre esto pidió acabar con "el golpe de Estado" en Cataluña. Acusó al propio Sánchez de rendirse.

Recordó el proceso por el que el actual líder socialista fue destituido como secretario general y solicitó que los españoles hagan lo mismo en las urnas. "España necesita cambio y la responsabilidad del Partido Popular es esencial", sostuvo.

Pide un liderazgo fuerte en el PP

"Solo el PP y un PP fuerte garantiza el cambio, como se ha visto en Andalucía", siguió José María Aznar. Eso sí, considera que hay que acertar en el cambio: lo que hay que modificar, según él, es el Gobierno y no la Constitución. "El voto del PP es el de la esperanza, no el del miedo", concluyó.

"Tenemos que escuchar precisamente esas cosas que tal vez no nos gusten, porque solo así podremos hacer las cosas mejor y solo así podremos pedirles que nos escuchen", aconsejó a Casado, a quien tildó de "valiente" por dar un paso adelante al presentarse a las primarias. De hecho, comparó sus inicios con los del actual presidente. "Llegué con la misma edad, pero él es mucho más listo y sabe mucho más de política", comentó en tono jocoso.

Se deshizo en elogios con un Casado sonriente en todo momento. "El PP tiene un líder como un castillo", soltó Aznar, a quien el actual dirigente popular siempre ha considerado un padre político. "Pablo sabe unir y sumar y cada vez más españoles van a encontrar en él la esperanza común", sentenció.

Eso sí, en una de sus primeras peticiones, el expresidente del Gobierno instó a su formación a no renunciar "a la pluralidad" ni tampoco "a la convivencia", porque cree que el PP tiene que ser "la casa de todos los españoles que estén orgullosos de serlo".

López Isturiz, de hecho, presentó a Aznar como uno de los dirigentes más importantes de la democracia española, y comentó que fue capaz de "reunificar" el centro derecha. Considera además que la receta implantada por Aznar durante su mandato es la que tiene que servir a Pablo Casado para el futuro. "Contamos contigo", terminó el secretario general del PPE.