María José Sáenz de Buruaga
La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga. Pedro Puente Hoyos / EFE

La presidenta del Partido Popular de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, anunció este martes que ha adoptado la decisión nada "fácil" de continuar al frente del partido porque es "la única manera de evitar un cisma", pero con la garantía del líder nacional, Pablo Casado, de que elaborará las listas a los comicios de mayo.

Tras la comisión ejecutiva regional, que se prolongó más de dos horas y media y fue convocada para estudiar la decisión de Casado de nombrar a Ruth Beitia candidata a la Presidencia en contra de lo propuesto por Cantabria, Sáenz de Buruaga hizo una declaración a los periodistas sin preguntas, acompañada de los miembros de su comité de dirección, de los integrantes de la ejecutiva nacional —Juan Corro y Diego Movellán—, de Nuevas Generaciones y de la alcaldesa de Santander, Gema Igual.

Sáenz de Buruaga afirmó que se queda "para no retroceder dos años, para no volver al principio" y "no tirar por la borda los frutos del trabajo y la ilusión de tanta gente", porque, según señaló, durante todo este martes recibió "cientos" de apoyos de afiliados y simpatizantes y, ya por la tarde, la llamada de Casado, quien le dijo que "necesita" que permanezca en el cargo.

También consideró que sin su presencia y la de su equipo, a los que agradeció su "generosidad", caerían "muchas de las candidaturas municipales a las que todos los días se sube gente" y, además, cree que bajaría el número de afiliados.

Sáenz de Buruaga inició su intervención asegurando que en política para ella "habido pocos días fáciles", pero reconoció que estos dos últimos han sido "los más dolorosos de los últimos tiempos", tras la decisión de la dirección nacional de no escuchar al PP de Cantabria y nombrar a Beitia como candidata a la Presidencia en las próximas elecciones autonómicas.

La propuesta del PP de Cantabria a la dirección nacional, que ella encabezaba, era, según Sáenz de Buruaga, la "voz de los militantes" de la región y consecuencia de un congreso regional que ganó en marzo de 2017 "legítimamente" al anterior presidente del partido, Ignacio Diego, aseguró.

Marcha atrás

Tras la decisión comunicada por la dirección nacional, en el encuentro que mantuvieron el lunes en la sede del partido en Madrid, Sáenz de Buruaga aseguró que "ya se había ido" del PP, pero reiteró que este martes el partido, "cientos" de afiliados y el presidente Pablo Casado, le han pedido que se quede.

De hecho, el comité ejecutivo regional aprobó con el voto de todos sus miembros, excepto los tres senadores del PP de Cantabria que se abstuvieron, y el de los ausentes, como Ruth Beitia —que no pudo acudir al haber sido operado su padre, la continuidad de Sáenz de Buruaga como presidenta del PP de Cantabria.

Sáenz de Buruaga aseguró que ante ese comité puso su cargo a disposición del partido, pero afirmó que no va "a dejar tirada" a su gente y que no pudo decir no al Partido Popular. "Hace mucho que entendí que además de María, soy la presidenta del PP. Que el Partido Popular es lo importante, es lo primero", apostilló, añadiendo que el suyo no es un proyecto "personalista", sino "colectivo".

"Destruir es muy fácil, cualquiera puede hacerlo. Construir es muy difícil, no todos saben, no todos pueden, no todos quieren. A estas alturas, sé a quién quiero parecerme y a quien no", agregó, antes de asegurar que su norma es no contribuir "ni un ápice a dañar el proyecto" del partido.

Llamada de Casado

De todos los apoyos recibidos durante el día, Sáenz de Buruaga resaltó la llamada que le hizo por la tarde Pablo Casado, quien le dijo que la "necesita como presidenta" del PP de Cantabria.

Y, sobre todo, destacó que le ha garantizado "plena autonomía en el ejercicio de las facultades estatutarias" que le corresponden, lo que incluye la elaboración de candidaturas para las elecciones europeas, autonómicas y municipales de mayo.

"Me quedo porque me lo ha pedido el PP, porque no puedo abandonar a todas las personas que tengo detrás y confían en mi, que son la inmensa mayoría y así me lo han demostrado en estos días", insistió, y reiteró que no quiere que el partido "retroceda dos años", en referencia al tiempo pasado desde el congreso en el que ganó a Ignacio Diego la Presidencia de la formación.

Sáenz de Buruaga dijo que sigue para "no dar por entregado ni enterrado" el proyecto que inició en 2017 con los integrantes de la dirección del partido que la acompañaron en su intervención, que finalizó con los aplausos de todos ellos, aunque sin preguntas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.