Madonna celebró el Año Nuevo en el Stonewall Inn de la ciudad de Nueva York donde interpretó varias canciones, algunas junto a su hijo David.

Mientras algunos fans quedaron fascinados por los temas que cantó, otros estaban cegados mirando el culo de la cantante que lucía más abultado de lo habitual cuando subió al escenario del Soho. Las comparaciones son odiosas, pero más de una persona vio un claro parecido con las posaderas de Kim Kardashian. 

Ver esta publicación en Instagram

Everyone is wondering what’s up with #Madonna’s booty. Butt implants? No implants? Diaper? Who cares?

Una publicación compartida de Elvis and DK (@elvisanddk) el4 Ene, 2019 a las 7:34 PST

Desde entonces, lo único que ha interesado era especular sobre si la estrella había mejorado su parte trasera con cirugía o simplemente era un relleno para crear una ilusión óptica. Hay quien cree que es fruto de los duros hábitos de entrenamiento a los que se somete.

"Seguro que es Madonna ¿no?", escribía una persona en Twitter junto a la imagen de la diva. "Chicos, ¿podemos hablar de Madonna y su culo? ¡Estoy confundido!", agregaba otro usuario.

Aquello era el mono tema de conversación en la red social: "Mañana en twitter: He estado mirando el trasero de Madonna durante aproximadamente un minuto. Aparentemente se ha puesto implantes de glúteos y está ridícula".

Bien, pues Madonna ha respondido tanto en Instagram y Twitter para que todo el mundo quede al tanto.

"Buscando desesperadamente la aprobación de nadie... y con derecho a la libre voluntad sobre mi cuerpo, como todo el mundo!! Gracias 2019! Va a ser un año increíble".