Mukwege y Murad recogen Nobel de la Paz
Denis Mukwege y Nadia Murad recogen Nobel de la Paz. Haakon Mosvold Larsen/ EFE

La activista iraquí Nadia Murad y el médico congoleño Denis Mukwege exigieron este lunes al recibir el Nobel de la Paz en Oslo el fin de la impunidad de la violencia sexual en conflictos armados y un compromiso internacional para llevarlo a cabo.

Cuando se cumplen 70 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos, pidieron protección para las minorías y considerar la violencia sexual como abuso de esos derechos, con especial atención a niños y mujeres, "víctimas invisibles del horror de la guerra", en palabras de la presidenta del Comité Nobel Noruego, Berit Reiss-Andersen.

Mukwege y Murad han sido galardonados por visibilizar y combatir la violencia sexual como arma de guerra. El congoleño, por ayudar a las damnificadas del conflicto bélico en su país, y la iraquí, por su condición de víctima y por denunciar públicamente los abusos.

Discursos contra la violencia

"Los responsables de violencia sexual contra los yazidíes y otras mujeres y niños deben ser perseguidos. Sin justicia, ese genocidio se repetirá contra nosotros y otras comunidades vulnerables", dijo Murad, perteneciente a esa minoría religiosa kurda y que fue secuestrada por el Estado Islámico (EI).

Pese a los esfuerzos en el Congo, la tragedia humana seguirá "si los responsables no son perseguidos", ya que solo la lucha contra la impunidad puede romper la "espiral de violencia", sostuvo Mukwege. Murad -que perdió a su madre y seis hermanos, historia "similar" a la de cada familia yazidí- denunció que más de 6.500 mujeres y niños de esa minoría fueron vendidos, comprados y sufrieron abusos y que se desconoce el destino de otros 3.000 en manos del EI.

Mukwege comenzó su discurso, en francés, recordando los ataques dos décadas atrás a su hospital, la "violencia macabra" y las decenas de bebés violados, muestra de un caos "perverso y organizado" que ha resultado en más de seis millones de muertes, cuatro millones de desplazados y cientos de miles de mujeres violadas en el Congo. La causa fundamental de ese conflicto bélico es la riqueza mineral, aseguró Mukwege, quien recordó que desde coches a joyas y teléfonos móviles contienen minerales extraídos en su país en condiciones "inhumanas" y bajo intimidación y abusos sexuales.

Más mujeres premio Nobel

Los Premios Nobel cuenta desde este lunes con dos nuevas mujeres en su olimpo de laureados, después de que la canadiense Donna Strickland y la estadounidense Frances Arnold recibieran el galardón de manos del rey Carlos Gustavo de Suecia.

Dos mujeres laureadas en categorías científicas en el escenario de la Sala de Conciertos de Estocolmo es una imagen poco habitual como lo demuestra que Strickland es la tercera nobel de la historia en Física y Arnold la quinta en Química, lo que aumenta a 52 el número de premiadas del total de 935 desde 1901.

Los premiados: dos mujeres y siete hombres, pues el laureado en física Arthur Ashkin, el más anciano de la historia con 96 años había excusado su presencia y recogió el premio su hijo Michael. Sobre el escenario faltaba además un nobel de Literatura, aunque no hubo ninguna referencia a esa ausencia. El premio fue aplazado al año que viene debido a la crisis de credibilidad vivida en la Academia Sueca salpicada por un escándalo de abusos sexuales y filtraciones.