La ciudad de Madrid ha amanecido, tras una noche lluviosa, con una densidad de tráfico similar a la de cualquier otra jornada anterior a la entrada en vigor de Madrid Central, la medida estrella de Manuela Carmena que busca mejorar la calidad del aire y reducir el nivel de ruido de la capital, y que ha entrado en vigor este viernes.

Sin embargo, según las pantallas que controlan el tráfico del Ayuntamiento de Madrid, ha habido mayor presencia de vehículos en los perímetros de la nueva zona de bajas emisiones, como las calles Alberto Aguilera y Princesa, y más taxis en calle San Bernardo o Santa Cruz de Marcenado. La hora punta se ha caracterizado por la normalidad y la Gran Vía, Alcalá o Atocha, despejadas.

Callejeando por el barrio de Justicia el ambiente es tranquilo y los únicos vehículos que se ven circulando son de carga y descarga, motos, bicis y patinetes eléctricos. El aire frío de la mañana, depurado por la lluvia de la noche, entra limpio en los pulmones de los viandantes que apuran el paso para llegar a sus lugares de trabajo. Es el caso de Ángel Herrezuelo, un estudiante de 22 años que se muestra a favor de la medida: "Voy en metro a trabajar y este viernes he bajado una parada antes para caminar. Da gusto andar por la Gran Vía, se está cumpliendo la restricción".

José Luis Pérez es ingeniero. Al igual que Herrezuelo, está "a favor", pero tiene sus "dudas" porque considera que Madrid Central "ha dejado de lado a los vecinos de la periferia, que es donde está el feudo de votos [de Carmena] y es el que más han descuidado". En su caso particular, asegura que la medida no va a cambiar sus hábitos porque va andando a todas partes.

"No ayudará a reducir la contaminación"

Por Gran Vía va caminando Irene Fernández, médico de 29 años que sostiene que restringir el tráfico en Gran Vía, "una zona de paso para ir a trabajar para mucha gente", va a ser "un caos". Además, considera que "que los coches se concentren en otras zonas no ayuda a reducir la contaminación sino al revés".

Muy críticos se muestran los transportistas. "A las tres tenemos que salir de Madrid Central y no logro llegar a todos mis clientes. ¿Me van a multar todos los días?", se pregunta Fernando Rodríguez, repartidor de bebidas de 35 años. Reconoce sin embargo que ha notado "menos tráfico", pero añade otra pega: "No hay suficientes plazas de carga y descarga" y eso le hace "llegar tarde". "Al final dejaremos de entregar y la zona turística va a parar porque se va a quedar sin género", augura.

En la misma línea se pronuncia su colega de profesión Miguel Martínez: "¿Qué pretenden hacer con todos los que tenemos un camión viejo? ¿Que compre uno nuevo con 57 años que tengo, o que me quede sin trabajo porque la empresa no me da repartos en el extrarradio?", se pregunta al tiempo que asegura que en esta situación "somos muchos". Este transportista defiende que las restricciones de acceso deberían afectar a quienes van a comprar al centro —"esos que vengan en transporte público"— pero no a quienes van a servir a los comercios, "porque va a llegar un día que no haya pan, leche o ropa en las tiendas".

José Martín va en bici a su trabajo, ubicado en Atocha. Se muestra "encantado" porque "el centro de la ciudad sin coches en mucho más cómodo para los ciclistas" y cree que su vida "va a mejorar".

"Todo lo que sea descongestionar el centro es positivo"

Desde su taxi, Antonio Barco opina que "todo lo que sea descongestionar el centro es positivo", si bien muestra su temor al "posible caos alrededor" del perímetro de Madrid Central y apunta que se debería trazar "más líneas circulares" porque en las afueras hay "muchas lagunas en el transporte público". Barco cree que Madrid Central es una medida que "el turista agradecerá y hay que pensar que gran parte de los ingresos de España vienen del turismo". Su compañero Ignacio Melgar, que este viernes ya ha notado "menos tráfico y mayor fluidez", cree que beneficiará al sector del taxi.

Entre los comerciantes del Mercado Barceló hay división de opiniones. El frutero Fermín Calderón está "en contra" porque "se van a perder muchos clientes de los que vienen en coche, que temen que les multen". Discrepa con él el dueño de la herboristería, Jesús Marcos, que defiende que "hay que amoldarse a la situación" y confía en que sigan comprando en este céntrico mercado "aunque se dificulte el acceso". "Hay que tomar medidas porque ya somos muchos, igual que se ha hecho con las bolsas de plástico", concluye. El charcutero José Luis Cobo cree que Madrid Central es "una pena" porque  la gente tendrá que irse al extrarradio a comprar.

Andrés Cedeño es mensajero en moto. A punto de comenzar su jornada en la recién estrenada Madrid Central se muestra escéptico con la medida y no cree que vaya a reducir el tráfico. "Para los mensajeros es fatal porque la limitación de velocidad a 30 km/h en Gran Vía va a provocar atascos y además solo podemos acceder de 7.00 a 22.00 horas, cuando nosotros trabajamos 24 horas".

Carmena asegura que ha bajado el tráfico

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha asegurado que Madrid Central "va fluyendo como se esperaba" y se puede ver ya "reducción del tráfico privado" en la primera fase, informativa y sin multas, de la implantación de esta zona de bajas emisiones que va a reducir la contaminación un 40%.

En una entrevista en la Cadena Ser la regidora madrileña ha subrayado que "parece que todo va muy bien". "Hay una reducción del tráfico privado, está lleno de muchos coches blancos, de muchos taxis, estamos viendo que en los colegios está habiendo la normalidad que esperábamos", ha detallado.

La primera edil de la capital ha defendido la necesidad de este "cinturón", un área de 472 hectáreas en el centro por donde solo deben circular ya residentes, los coches menos contaminantes y los vehículos que acudan a un aparcamiento (con múltiples excepciones), para responder a las exigencias de la Comisión Europea y proteger la salud de la ciudadanía reduciendo las emisiones contaminantes. "En todo este proceso que empieza hoy va a haber novedades, tenemos que ser receptivos, estar muy atentos (...) a lo que hay que hay corregir, a lo que hay que mejorar", ha explicado.

Respecto a cuándo llegarán las sanciones económicas, Carmena ha asegurado que "nunca antes de últimos de febrero, primeros de marzo". "Probablemente hasta que no esté todo bien testado", ha añadido.

Según fuentes municipales, la Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha reducido sus tiempos de viaje en las líneas que tienen recorrido en el interior del perímetro de Madrid Central un 50 por ciento. Además, el tiempo de viaje en las líneas de la zona de influencia se ha reducido un 20 por ciento y en las líneas de perímetro un 35 por ciento respecto a un día laborable anterior a la puesta en marcha de Madrid Central.

¿Cómo te está afectando? Comparte tus dudas en Facebook

Madrid Central es ya una realidad y en 20minutos queremos saber tu opinión. ¿Cómo te está afectando? ¿Te gusta el cambio? Comparte con nosotros tus preguntas, sugerencias, fotos, quejas o multas raras. Además, también puedes participar en el debate con otros lectores o informarte de toda la última hora sobre la medida en el grupo de Facebook que hemos creado para ti.

Madrid Central

Grupo Cerrado Unirte al grupo

Todo sobre el proyecto de 'Madrid Central'. Las fechas clave, los mapas, las novedades, noticias, el mejor debate, y, por supuesto, las respuestas a t...

Consulta aquí más noticias de Madrid.