Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía
Susana Díaz, candidata del PSOE-A a reeditar su cargo como presidenta de la Junta. J. A.

La candidata socialista a reeditar su cargo como presidenta de la Junta de Andalucía el próximo 2 de diciembre tiene la intuición de que los andaluces depositarán en ella la confianza mayoritaria que reclama para poder gobernar sin depender de otras fuerzas políticas. Está convencida de que Andalucía "estará mejor" en los próximos años y llama a la movilización el domingo para que "nadie nos bloquee ni nos frene".

Juanma Moreno asegura que en la calle está percibiendo durante esta campaña muchas ganas de cambio. ¿Qué sensaciones percibe usted?

Mucho cariño, la gente me da fuerza, me da ánimo y lo que siento es el impulso de los andaluces. Andalucía está mejor que hace cinco años y yo soy de las que está convencida de que mejor va a estar en los próximos años, y eso lo noto en la calle.

¿Está siendo esta la campaña con acento andaluz que usted reclamaba?

Para mí sí. El PSOE-A la está haciendo centrada en Andalucía, en sus problemas, sus soluciones, las fortalezas y las oportunidades. Aunque es cierto que el resto de fuerzas políticas están pensando en que sea la primera vuelta de las generales y eso me parece una falta de respeto para los andaluces.

¿Cree que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, debería haberse involucrado más, como otros líderes nacionales, o usted ha preferido que no lo haga?

Pedro está haciendo lo que tiene que hacer, que es gobernando, solucionando los problemas de este país y además teniendo sensibilidad y compromiso con lo que afecta a Andalucía. Desde el brexit y la dimensión que tiene en el Campo de Gibraltar, los jóvenes que están en el Reino Unido y los residentes británicos en toda la costa de Andalucía, el plan integral para esta zona, el plan de empleo, las inversiones para el Algeciras-Bobadilla, restableciendo el tema ferroviario en Granada... Él está en lo que tiene que estar, comprometido con Andalucía, y eso es lo que yo le agradezco. Los otros no están en campaña para Andalucía, están aprovechándose de Andalucía para hacer su propia campaña, pensando en las elecciones generales, que es muy distinto.

¿Da por bueno el acuerdo alcanzado por el presidente sobre Gibraltar?

Ha sido un acuerdo bueno para España y con mucha sensibilidad en lo que afecta a los intereses de Andalucía, de los 10.000 linenses y del entorno de la comarca que entran todos los días a trabajar en el Peñón. Los jóvenes, sobre todo jóvenes, que están trabajando en Reino Unido, formándose. Y después los miles de residentes británicos que tenemos en muchos municipios de la costa y del interior andaluz. Y creo que ese acuerdo es un buen acuerdo que ahora se tiene que traducir en la letra y en el día a día de sus consecuencias.

El resto de fuerzas le echan en cara los casi 40 años de socialismo en Andalucía y usted alega que solo lleva 5 como presidenta. ¿Es una manera de poner distancia con el PSOE de antes?

No, es que es la realidad, tengo 44 años y llevo 5 años como presidenta, es una cuestión biológica. Igual que otros de mi generación llevan en política lo que llevan, lo que ocurre es que no han tenido la confianza de los andaluces. Eso también se lo tendrían que hacer mirar ellos.

Susanismo, clientelismo, cortijo, régimen... Son algunas de las expresiones que utilizan sus oponentes para referirse a su partido y a los gobiernos socialistas de la Junta. ¿Qué opinión le merecen?

Primero, me parece una falta de respeto a Andalucía, a su autogobierno y a su autonomía. La gente vota lo que quiere y lo hace en libertad y no somos inferiores al resto de España. Y lo que se nos dice aquí no se le dice a otros territorios. Cuando me atacan directamente a mí, no me afecta, la verdad. Parece que me tienen en una alta consideración quienes me elevan a categoría política. Pero en mi partido, afortunadamente, no hay ni leninistas, ni stalinistas, ni anticapitalistas. Nosotros somos socialistas, y parece ser que les tiene que gustar el socialismo cuando ahora también lo reivindican en sus propios actos de partido. La derecha saca fotos de Felipe [González], reivindica a [Alfonso] Guerra en los debates, y otras coaliciones, como Podemos y sus socios, reivindican el socialismo. Mal no lo habremos hecho cuando todos nos ponen en valor y nos reivindican.

Si su única posibilidad de volver a ser presidenta viene de la mano de Adelante Andalucía, ¿está dispuesta a enterrar el hacha de guerra con Teresa Rodríguez?

La posibilidad de ser presidenta de la Junta de Andalucía la determinan los andaluces, que el 2 de diciembre son los que van a decidir si quieren que sea presidenta o no. Y yo confío en tener esa mayoría amplia que, con claridad, se manifieste en las urnas y que evite que nadie nos bloquee, nos frene ni impida el progreso de esta tierra. Y el día después, hablaré con todo el mundo que tenga representación en la cámara y que evidentemente defienda la convivencia. Lo que a mí me gustaría saber es si algunos están dispuestos a unir sus votos, como han dicho que "estarían encantados", con la extrema derecha que va contra esa convivencia, que no condena la violencia a las mujeres, que tiene ideas y propuestas homófobas, racistas y xonófobas. Yo lo que nunca me podía imaginar es que me iba a presentar a estas elecciones y que iba a tener enfrente a una coalición formada por Vox, PP y Cs.

¿Le preocupa el ascenso de la extrema derecha?

Lo que más me preocupa es que la derecha tradicional la blanquee y la normalice. Y que diga que le parecen bien esos postulados y esos discursos racistas, xenófobos, machistas y que no condenan la violencia hacia las mujeres. Eso es lo que me parece preocupante. Que la derecha tradicional haga bueno esos planteamientos e, incluso, los haga suyos.

Vox se ha querellado contra usted por delitos de odio por estas afirmaciones. ¿Le preocupa?

Ni me importa. Lo que verdaderamente me preocupa es que siga manteniendo esas posiciones racistas, homófobas, machistas y que quiebran la convivencia.

¿Cree que hay alguna posibilidad de recuperar las relaciones con Cs?

Yo voy a hablar con todas las fuerzas políticas. El día después del 2-D hablaré con todo el mundo. Pero quiero gobernar en solitario, quiero tener un gobierno progresista, socialista, que permita que esta recuperación, que ese cambio de ciclo económico que es real, se transforme en bienestar y en redistribuir la riqueza con empleo de calidad y con derechos que lleguen a la inmensa mayoría de los andaluces. Ese es mi objetivo, que nadie nos frene, y para eso hablaré con todo el mundo. Quiero un gobierno socialista, que dé ese impulso en un momento en el que afortunadamente va a haber crecimiento económico y hay posibilidades de mejorar los servicios públicos y que el empleo sea de calidad.

¿Se plantea alguna línea roja a la hora de pactar con alguna formación?

Para mí las líneas rojas son las de la democracia y la convivencia. Pero como tengo tan claro lo que quiero... Yo no quiero un Gobierno de coalición, lo que quiero es un Gobierno en solitario, un Gobierno socialista que acelere ese crecimiento económico, que se traduzca en empleo de calidad, especialmente pensando en los jóvenes, y que recupere derechos, más Educación, mejor Sanidad, más apoyo a la dependencia y más igualdad. Ese es mi objetivo, para eso es para lo que salgo.

¿Cree que será posible sacar adelante los presupuestos de 2019?

Ese es el objetivo y, si tengo la confianza mayoritaria de los andaluces, esa será la primera iniciativa que ponga sobre la mesa. Unos presupuestos expansivos, que faciliten el crecimiento económico, el empleo estable y más derechos. Unos presupuestos profundamente sociales.

¿Cuál es su medida estrella en Sanidad?

Una no, tengo muchas. Tengo un programa socialmente muy comprometido. Más infraestructuras, porque la crisis es evidente que se notó, aunque a pesar de eso nosotros hemos abierto hospitales en esta legislatura, y vamos a poner en marcha 15 más y 24 centros de salud. Más profesionales sanitarios y también ampliar la cartera de servicios -dispositivo Flash a más de 18 años, pruebas a las mujeres embarazadas para el tema cromosómico sin ningún riesgo para su vida- en consonancia con una población más exigente y que necesita mayor calidad de vida y mayor bienestar.

¿Y en Educación?

Para mí es el corazón del Estado de bienestar, porque esa es la igualdad de oportunidades. Vamos a extender la gratuidad de los libros de texto desde los 3 años -somos la única comunidad que la tenemos y además lo tenemos en el Estatuto-. Más docentes, tenemos ahora mismo 101.000 y con menos niños, la cifra más alta de nuestra historia, y vamos a meter 12.000 docentes más para bajar las ratios en nuestras escuelas. Vamos a mantener las bonificaciones en las universidades y vamos a meter también el bono al transporte, tanto para jóvenes estudiantes como para jóvenes trabajadores de menos de 30 años. Y todo lo que sea fortalecer la educación, la universalización, desde los 3 hasta los 18 años.

¿Sus propuestas para el Empleo?

Vamos a ayudar en distintos ámbitos, fortaleciendo nuestros sectores tradicionales y apostando por los nuevos, donde Andalucía está creciendo, desde biotecnología, investigación sanitaria, todo lo que va ligado a las energías renovables, a la economía circular... También aligerando trabas burocráticas con un paquete potente para combatir la precariedad y convertir en contratos indefinidos para nuestros jóvenes -130 millones llevamos para eso-. Y una apuesta importantísima por el I+D+i, ya que hemos planteado el horizonte de alcanzar entre la colaboración público privada el 5%. En ese combate contra la precariedad, vamos a introducir que nuestras cláusulas sociales obliguen a que todo el que contrate con la Junta tenga que cumplir los convenios colectivos. Y vamos a ayudar tanto a la internacionalización de nuestras empresas como al mercado interior. Y para que nuestras empresas sean competitivas, junto con el I+D+i, vamos a apostar por costes justos, me refiero al tema del agua, energía renovable, autoconsumo y todo lo que es una economía verde. Andalucía está en condiciones de liderar esa etapa verde, digital y en igualdad, que es el salto cualitativo que nosotros estamos diseñando.

¿Algún anuncio fiscal?

Bonificaciones a los jóvenes en adquisición de vivienda y en alquiler. También bonificaciones en nuestras explotaciones agrarias, para la incorporación de la mujer y de los jóvenes agricultores por debajo de 40 años. La idea es que, después de una crisis que ha sido tan virulenta, y que la han pagado fundamentalmente los trabajadores, los pensionistas y las clases medias y trabajadoras, el oxígeno llegue a aquellos sectores donde más capacidad de crecimiento hay, a quien innove, a quien sea generador de oportunidades. Y apoyo a nuestras pymes y a nuestros autónomos, que es lo que nos va a permitir que nuestro crecimiento sea sostenible, sin poner en peligro el mantenimiento del Estado del bienestar.

¿Qué plantea para el problema de la inmigración?

Europa tiene que mirar al Sur. Las costas griegas, italianas o españolas son costas europeas. Tiene que haber una política de inmigración seria, en origen, que permita la cooperación allí al desarrollo y que al mismo tiempo controle a las mafias y a los traficantes de personas, que no pueden convertir el Mediterráneo en un mar de dolor. Y cuando llegan a nuestras costas, tiene que haber una política de responsabilidad compartida. En el tema de los menores no acompañados, la responsabilidad se tiene que compartir entre todos los territorios. Porque, insisto, llegan a las costas españolas y a las costas europeas.

¿Cuál será la primera decisión que tome si reedita su cargo como presidenta?

La presentación de los presupuestos, que serán de crecimiento, buscando y favoreciendo el empleo estable y socialmente muy comprometidos en derechos, en igualdad, en sanidad, en dependencia y en educación. Serán expansivos y comprometidos.

¿Qué medidas concretas presenta el PSOE andaluz para luchar contra la corrupción?

Nadie ha sido capaz de contestarme en ninguno de los dos debates a una administración que sea más transparente que la Junta de Andalucía en estos momentos. Hemos puesto muchísimos controles, hemos reforzado la intervención y el control de los pagos y de los ingresos de la Junta. Y un portal de la transparencia que no tiene comparación en otras administraciones. Y lo que nos ha quedado, que tiene que ser uno de los objetivos para poner en marcha en la siguiente legislatura, es la Oficina Antifraude. Pero hay una cosa que es fundamental para combatir la corrupción, que es querer combatirla. Y para eso, uno tiene que tener un comportamiento ejemplar en lo público y en lo privado, una transparencia absoluta y una vocación de servicio público, porque si no es muy complicado que alguien que no quiera combatir la corrupción lo haga.

La sentencia del primer juicio de los ERE está cerca. ¿Qué espera de ese fallo judicial?

Que salga cuanto antes, porque ha sido ya mucho tiempo. La Justicia, para parecer justa, además de serlo, tiene que ser más rápida. Y yo creo que esa es la asignatura pendiente. Lo que espero es que [la sentencia] salga cuanto antes, que quien lo haya hecho mal lo pague y quien haya tenido un comportamiento honesto pues también se le restituya.

Usted defiende firmemente la abolición de la prostitución y la trata. ¿Le indigna especialmente el caso de las tarjetas de la Faffe?

Totalmente, a mí me repugna el uso de dinero privado o público en un prostíbulo, si es público más, es que me repugna. Y es evidente que considero la prostitución como la esclavitud de este siglo, y no voy a parar en el ámbito de mis competencias y donde haga falta hasta que una sociedad como la nuestra sea capaz de ponerse al frente en la defensa de la libertad de las mujeres, porque es la libertad de la vida, y la libertad frente a los que las están explotando sexualmente. Hay millones de niñas y mujeres en el mundo ahora mismo que están siendo retenidas, que no se conoce su nombre ni su rostro y que no tienen derechos. Una sociedad como la nuestra no puede mirar para otro lado y mucho menos regularla para darle carta de naturaleza a los proxenetas y a los traficantes de seres humanos.

¿Se ha planteado qué hará en el futuro si no reedita su cargo como presidenta?

Yo salgo con la confianza de tener el apoyo mayoritario de los andaluces y es mi honor y mi orgullo, pero como todas las noches vuelvo a mi casa, yo siempre, antes y después de cada jornada, soy feliz, con mi gente, en mi barrio, con mi familia, con mi hijo... Y eso es lo que me llena. Y seré la misma que ahora, cuando no sea presidenta seré igual que siendo presidenta, con la misma familia, la misma calle, el mismo entorno y la misma vida. Y eso es lo que te da fuerzas. Pero ahora, me da que voy a tener esa confianza mayoritaria de los andaluces para volver a tener el orgullo de representarlos como presidenta.

Defíname Andalucía en tres palabras.

Andalucía es igualdad, una tierra generosa y una tierra luchadora.

¿Por qué deben ir a votar los andaluces el domingo?

Porque somos dueños de nuestro presente y de nuestro futuro, nadie nos debe bloquear, nadie nos debe frenar. Los andaluces se han esforzado y han trabajado muchísimo para tener la tierra que tenemos hoy, y estamos en condiciones de construir una Andalucía mejor, aún más y mejor Andalucía, y eso depende solo de nuestro voto. Eso no nos lo puede quitar nadie, y el día 2 lo tenemos que manifestar con claridad. Yo para eso he pedido el voto y lo voy a hacer con intensidad hasta ese día, para que nadie nos pare.

La campaña de 2015 la hizo embarazada de su primer hijo y esta ya como madre. ¿Cuál ha sido más dura de las dos?

Para mí todas las campañas son bonitas. Cuando la hice embarazada fue un reto, y tengo recuerdos entrañables, en muchos rincones, muchas mujeres mayores, abuelas, madres que me daban consejos y que todavía los recuerdo. Y esta es diferente, en esta buscas el ratito que lo puedes [a su hijo] subir a la caravana, cuando pasas varias noches fuera lo echas de menos, lo llamas... Dice "mamá, cuando vienes". "Ya prontito estoy ahí, ¿tú me echas de menos?". Es distinta, pero la vivo con la misma alegría. Además, como sé que lo que deseo es una Andalucía mejor para esa generación como la de mi hijo, eso me motiva, me da fuerzas, me da empuje y digo "vamos para delante, lo que haga falta".