La ministra de Educación, Isabel Celáa
La ministra de Educación, Isabel Celáa Eduardo Parra - Europa Press

La ministra de Educación, Isabel Celaá, defendía este miércoles la posibilidad de que los alumnos de bachillerato puedan superarlo con una asignatura suspendida, algo que, remarca, se producirá "excepcionalmente".

Lo ha señalado en el pleno del Congreso respondiendo a la diputada popular Belén Hoyo, quien ha preguntado cómo valora la autoestima del Gobierno, acusándole de tener "una autoestima tan alta como su patrimonio" y de "no tener ambición de mejorar la calidad de nuestra educación".

Igualmente, valoraba que "lo único que interesa" al Gobierno de Pedro Sánchez es "mantenerse", objetivo que calificaba de "deleznable" y "vergonzoso".

En respuesta, la ministra ha pedido a Hoyo que "vaya a las escuelas y observe con paciencia, y luego reflexione con inteligencia".

Proseguía además defendiendo la "autoestima" como "un objetivo principal de la escuela, que debe ser el andamiaje que permita a los alumnos dar un paso más para que, cuando terminen su educación, salgan seguros".

La propuesta del Gobierno de permitir superar el bachillerato con un suspenso está "perfectamente alineada con la OCDE y las instituciones que existen sobre educación en nuestro mundo civilizado" ha dicho la ministra.

Explicaba que "excepcionalmente" el equipo docente podrá decidir la obtención del título cuando el alumno haya superado todas las asignaturas salvo una siempre que considere que "se han alcanzado los objetivos vinculados al título" y ha añadido que esto "se hace en Francia, Alemania, y todos los sistemas europeos". El propósito, añade, es que "de veinte materias en Bachillerato, una, no suficientemente aprobada, no obligue a un alumno a quedarse un año más en el centro educativo".