El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha confirmado este miércoles que uno de los diputados de ERC le ha escupido cuando salía del hemiciclo, en solidaridad con su portavoz adjunto, Gabriel Rufián, a quien la presidenta del Congreso, Ana Pastor, acababa de expulsar. "Cuando salían, uno de ellos se ha girado y me ha escupido", dicho Borrell, algo el portavoz de ERC, Joan Tardá, ha negado en nombre todo su grupo. "Es falso y él lo sabe", ha dicho.

A su salida del hemiciclo, el ministro ha explicado lo sucedido cuando los diputados de ERC abandonaba el Congreso. En el vídeo de la sesión se aprecia como, uno detrás de otro, van pasando delante del escaño de Borrell y, en un momento dado, se escucha al ministro decir "aquí no se viene a escupir, como acaba de pasar". Según informa RTVE, el diputado que ha escupido a Borrell ha sido Jordi Salvador.

El portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, también ha indicado que, efectivamente, uno de los diputados independentistas había escupido a Borrell, algo que ha terminado de confirmar él mismo, que no ha "podido identificar" quién de los nueve diputados republicanos ha sido ni ha querido entrar en detalles. "No voy a hacer la anatomía del escupitajo", ha dicho.

ERC lo niega

El incidente ha provocado después la comparecencia de todo el grupo de ERC para la lectura de un comunicado en el que su portavoz ha negado categóricamente que ninguno de sus diputados haya escupido al ministro y ha reclamado a los servicios del Congreso que faciliten las imagenes a los medios de comunicación para que quede claro que no ha sido así.

"Niego, niego rotundamente que ningún diputado de ERC haya escupido", ha asegurado Tardá en una comparecencia junto a todos sus diputados donde en varias ocasiones se han negado a dar la palabra a Jordi Salvador, el señalado como autor del escupitajo que ERC niega, a pesar de las preguntas de los informadores sobre sus gestos que aparecen en las imágenes cuando pasa por delante de Borrell.

Los diputados de ERC se han mostrado "indignados" por las declaracione de Borrell "en las que se afirma que un diputado de ERC le escupió", ha dicho el portavoz.

"Reclamamos que las cámaras del hemiciclo lo demuestren", ha añadido Tardá, que ha anunciado que su grupo pedirá amparo a la presidenta del Congreso contra los insultos de "golpista" que reciben, este martes la última vez, del PP y Ciudadanos.

Posible sanción a Salvador

Antes de saber si Pastor concederá a ERC el amparo que pide, la presidenta del Congreso tiene intención de llevar el incidente de este miércóles a la Mesa del Congreso para analizar con los grupos si es necesario tomar medidas contra diputados que insultan y que, como parece el caso, escupen a otros.

En concreto, la Mesa analizará si sanciona a Salvador, el diputado de ERC que habría escupido a Borrell, un extremo que, como su portavoz, él también ha negado. "Es mentira", ha dicho y ha retierado que "jamás" lo ha hecho con nadie y va contra sus principios.  Además, ha añadido que escupir "se ve y se siente".

Insultos de "golpista" y "fascista"

La jornada, que en el Congreso estaba marcada en buena medida por la ruptura del pacto entre PP y PSOE sobre el Poder Judicial, ha dado un giro tras la expulsión de Rufián y las palabras que ha pronunciado la presidenta después de ello.

En un tono emocionado en el que ha llegado a criticar los "insultos machistas" que lee en prensa sobre ella, Pastor ha reclamado a los diputado que mantengan las formas, ya que en el hemiciclo no pueden escucharse insultos como los de "fascista" y "golpista" que se escuchan demasiadas veces en los últimos tiempos.

"El diario de sesiones se leerá no mañana, lo leerán dentro de 100 años. Y esta generación, que posiblemente tenemos que representar lo mejor de la historia de España, de estos 40 años de democracia, estamos demostrando especialmente en el Pleno del miércoles que no utilizamos bien la palabra que nos han dado los españoles para representarles", ha dicho Pastor, que ha reprendido a los diputados el "modo de estar". "No sólo hay insultos verbales, hay falta de respeto a la presidenta, actitudes impresentables absolutamente".

En este punto también ha habido discrepancias. De la misma manera que Tardá ha defendido llamar "fascistas" a quienes le acusan de "golpisa", es decir PP y Ciudadanos, estos dos partidos ven bien la propuesta de Pastor de retirar del diario de sesiones el insulto "fascista", pero han defendido su derecho de llamar "golpisa" a quienes cometen un golpe de Estado, como es el caso, desde su punto de vista, del PDeCAT y ERC en Cataluña.