Estocolmo, la capital de Suecia
Estocolmo, la capital de Suecia. Pixabay

Más de 700 personas han entregado artefactos explosivos en el primero de los tres meses de la amnistía puesta en marcha por el Gobierno sueco, según informa la agencia de noticias sueca TT. Así se han recibido hasta el momento 354 kilogramos de pólvora.

"Ha llegado más de lo que pensábamos", explicó el responsable de la iniciativa, Bengt Gronlund. La medida entró en vigor el 15 de octubre y durará hasta el 11 de enero. Las autoridades pretenden con ella reducir el acceso de las organizaciones criminales a explosivos como granadas de mano.

Los medios y los propios policías han advertido en reiteradas ocasiones del peligro que representa este tipo de armas en manos de las pandillas. Muchos de estos artefactos proceden al parecer de la región de los Balcanes.

Los expertos subrayan que esta problemática ha aumentado en los últimos años. En 2014 se abrieron ocho expedientes relacionados con las granadas, pero en 2015 fueron ya 45 y en 2016 la cifra llegó a 52.