Miriam Rodríguez
Miriam Rodríguez, la exconcursante de OT2017, en el photocall del concierto de Pablo Alborán en Madrid. GTRESONLINE

Miriam Rodríguez, tercera finalista del programa Operación Triunfo 2017, quería "mucha verdad" en su debut discográfico, de ahí que, con la ayuda puntual de Pablo López, Vega y Andrés Suárez como coautores, se empeñara en componer canciones que, como indica el título del álbum, son además Cicatrices.

"Cicatrices tengo muchas, porque me caí a menudo de pequeña y hasta tengo la mordedura de un perro, pero siempre digo que te ayudan a recordar lo que pasó", razona la joven coruñesa que, durante la grabación de este trabajo en Los Ángeles, añadió a su cuerpo una nueva marca: un tatuaje con forma de disco.

Cuenta Rodríguez (Pontedeume, 1996) que, en este LP que publica Universal el próximo viernes, la música ha ejercido como un "proceso terapéutico" para "zanjar" por fin algunos temas y sacar todo lo que tenía guardado.

"Soy una persona que habla mucho, pero que no exterioriza lo que le pasa", afirma ante una colección de 13 huellas vitales con forma de baladas épicas o "temas buenrollistas", en algunos casos "canciones tristes o reflexivas, aunque todas al final con una lectura positiva: la superación de los miedos".

De hecho, su autora habla de ellas como "cicatrices que ya no duelen" y que muestran la "fortaleza" de la apodada "leona" de OT 2017, "pero también a una Miriam más vulnerable y sensible que igual el público no había visto hasta ahora".

Su propio estilo

En Mejor sin miedo, por ejemplo, pregunta al aire: "¿Dónde está mi lugar?", una cuestión que, a tenor de su paso por el programa de La 1 y por el estilo de sus propias composiciones, tiene más que claro.

"No vamos a inventar nada, pero teníamos que ocupar un sitio libre, encontrar un sonido Miriam Rodríguez que no remitiera a nada que ya estuviera en la industria española", explica, aparentemente muy cómoda en el terreno de las "power-ballads" al estilo de uno de sus ídolos, P!nk.

Sobre 'Passengers'

De interpretar en una de las galas de "OT" un tema de esta diva estadounidense, What about us?, aprendió "que la emoción llega igual a pesar del idioma", de ahí que se haya atrevido a colar una composición en inglés, Passengers.

"Eso fue un capricho que me di. Me quedó por hacer algo en gallego, pero estará en un futuro", promete. El primer sencillo que se conoció de Cicatrices fue Hay algo en mí, canto de empoderamiento femenino que "representa que puedes ser quien quieras sin etiquetas ni nada" y cuya composición la llevó a aislarse del mundo durante dos semanas.

Colaboraciones en su disco

En otros cortes del álbum, sin embargo, optó por rodearse muy bien, por ejemplo del cantautor Andrés Suárez, paisano e ídolo de juventud al que dice haber seguido por infinidad de conciertos, así como de Vega, otra exconcursante de Operación Triunfo que luchó por consolidarse como autora.

"Me dio la oportunidad de conocerla no solo como persona, sino también como compositora, y la relación que tengo ahora con ella es muy cercana", dice sobre la cordobesa.

El último invitado del álbum es Pablo López, segundo finalista de la sexta edición del mismo formato y uno de los artistas de mayor éxito de la actualidad, junto al que, en una tarde de confidencias y "sinusitis", acabó componiendo la atípica y desgarrada balada No!, que es además su nueva carta de presentación.

"Me veo muy reflejada en Pablo, que es verdad pura y un luchador de la libertad. Me aporta mucho musicalmente, pero también como persona, porque es como un hermano para mí", afirma.

Muy pronto llegará su oportunidad de mostrar en vivo estas cicatrices, ya que, con la gira de OT aún coleando, arranca su propia gira el 30 de noviembre en casa, en A Coruña, un "tour" que la llevará por numerosas ciudades españolas, incluidas Santiago de Compostela (sala Capitol, 15 de febrero) Madrid (Teatro Circo Price, 30 de marzo) y Barcelona (Sala Barts, 7 de junio).