La cantante Vanesa Martín.
La cantante y compositora malagueña Vanesa Martín. Warner Music

La cantautora llena estadios quizá porque ha llegado a ese punto de su carrera en el que aún le quedan cosas por contar, pero el público siente que ya la conoce. Vanesa Martín tiene un cuaderno de bitácora para cada sentimiento y muy claro hacia dónde apunta su astrolabio.

En su último videoclip (Inventas) aparecen referencias a Lola Flores, Frida Kahlo, Alaska o Chavela Vargas. Uña femenina para un cambio de rumbo. Saca nuevo disco, Todas las mujeres que habitan en mí (Warner Music), y...

El título ya es una declaración de intenciones, ¿no?
Efectivamente. Las canciones hablan de las complejidades del ser humano y, en primera persona, de las múltiples personalidades que se confunden en una sola, la mía.

Inventas, el primer single, ronda los dos millones de visitas en Youtube. ¿Hay expectativas?
Esas dos millones de visitas quieren decir al menos una cosa: el vídeo gusta. Ya después hay que dejar que el disco siga navegando, que llegue a la gente y lo escuchen entero. Y, claro, ojalá que vaya muy bien y que podamos hacer una gira igual de buena que la última.

Viene de un doble disco de platino y una gira de dos años...
Venimos de un disco muy intenso: Munay ha sido un álbum revelador en mi carrera y con el que he aprendido y disfrutado muchísimo. Tanto a nivel musical como a nivel personal, que también he salido enriquecida. Así que ahora toca empezar de nuevo, borrón y cuenta nueva con lo aprendido y lo vivido, pero Todas las mujeres que habitan en mí tiene vida propia y habrá que ver cómo va caminando.

En el videoclip se respira mucho influjo de mujeres, desde Andalucía con Lola Flores hasta México, con Frida Kahlo.
Hago un pequeño resumen de las mujeres que más me han influido personal y profesionalmente. En el terreno personal, mi madre y mi abuela son una columna vertebral en mi personalidad, obviamente. Son cimientos. A nivel profesional, Chavela Vargas, Frida Kahlo, Lola Flores y Alaska son mujeres de las que admiro mucho sus carreras, sus maneras de entender la vida, el arte, sus libertades. Son mujeres transgresoras y fuertes y eso influye siempre.

Pero Chavela Vargas tuvo episodios de violencia doméstica en los que ella amenazaba a su pareja.
Eso lo desconozco, ¿ves? Conozco la obra de Chavela Vargas, sé cómo canta, sé cómo emociona y lo que es capaz de hacer encima de un escenario, pero a nivel privado yo no hablo de ninguna de estas mujeres. Esa parte personal es que la desconozco.

A estas alturas de su carrera, ¿todavía tiene dudas sobre si triunfará el disco?
Nunca puedes tener la verdad en tu mano, nunca te puedes creer que va a ir bien absolutamente nada en la vida. Yo creo que confiarte es posicionarte para el fracaso.

Este es su sexto álbum y, dice, el más íntimo. ¿Cree que el público aún no sabe quién es Vanesa Martín?
Pues hay mucha gente que todavía no me conoce, que tendrá que conocerme. Desde luego, todo el mundo no tiene por qué saber quién soy. Poco a poco. Mi carrera ha ido creciendo progresivamente e imagino que toda la humanidad no conoce a Vanesa Martín. Vamos, estoy segurísima [risas].

Me refería más bien a si, desnudándose en los discos, siente que la van conociendo mientras, a la vez, avanza en su carrera.
Pues no lo sé, pero en los conciertos cada vez hay más gente que se emociona, que quiere vivir las canciones en primer persona. Soy afortunada por poder vivir de mi pasión, de la música. Y gracias a la experiencia tengo ya claro cuál es el sonido que quiero hacer o a dónde quiero llegar con mi trabajo. Siento que ahora tengo la capacidad de dirigir mi carrera.

Y las letras, que sugieren, metaforizan, juegan: ¿para eso sirve la poesía, para mostrar ocultando?
Mi cometido con las canciones es hacer pensar y mover de alguna manera al que me esté escuchando. Transmitirle algo. En este disco... bueno, en general en mi vida y también en los anteriores, pero en este disco estoy siendo bastante clara. O sea, que no hay ese juego de te muestro pero te oculto. Evidentemente luego las canciones se pueden interpretar de muchas maneras porque para cada uno se las lleva a su vida personal, a sus vivencias y sus matices, a su realidad.

El receptor tiene que poder atraparla y hacerla suya.
El mensaje tiene que estar claro y después se crea una conexión entre quien escribe y quien recibe la canción o el libro o la película... o cualquier otra expresión.

¿Escribe para alguien, para sí misma o para el público?
Tengo muchos referentes, no pienso en nada en concreto. Me desahogo cuando tengo algo que contar. Me siento con el piano o la guitarra y dejo completamente apartadas la razón y el pensamiento. Simplemente, siento.

¿Lo hace para enfrentar una nostalgia, un desengaño, para decir adiós?
No, tampoco. No escribo para mí ni para nadie. Me siento y compongo y ya llegará a una persona, a quince, a veinte mil... No pienso en eso. Lo que me preocupa es la canción, lo que quiero contar.

Pero en este disco hay un halo de desamor.
El amor es amor siempre y el desamor es desamor siempre también. La pasión, igual. En este disco, en El intento, en Pídeme, hay mucho más amor que desamor. Es más luminoso. Evidentemente hay ruptura, pero de una manera cero dramática.

En Pídeme colabora con la portuguesa Mariza.
Sí, en este disco hay colaboraciones con Abel Pintos, Kany García y Mariza. Y ha sido una suerte contar con ellos, que me acompañen en esta nueva etapa de mi vida, porque admiro muchos sus carreras.

Le canta a Andalucía en el tema Abril.
Me he permitido volver a mis orígenes, a ese patio andaluz con las sábanas tendidas y esos olores nuestros de puchero y de flores.

Esa vuelta a los orígenes, ¿es evolución?
Sí, veo la evolución y la sigo persiguiendo. Aún hay aprendizaje pero está mucho más definido el sonido, las letras... Si escribiera igual que hace 14 años, tendría un problema. Noto una evolución y sobre todo una dirección en mi carrera. Este disco está producido por Eric Rosse y por mí, es muy personal. Todas mis canciones las he escrito yo, pero en este me he involucrado también en los arreglos. Desde el minuto uno que empezamos la preproducción, he estado ahí, con los músicos.

¿Es la líder?
Es que es mío. Necesito ver cómo está evolucionando y contagiar la energía que yo quiero en el disco. He tenido la suerte de trabajar con gente maravillosa.

No es algo novedoso que se declare feminista, de ahí que quisiera saber si se considera la líder.
Es un gustazo [risas]. También la responsabilidad es mayor. Pero si se falla, se redirecciona una.