Casado
Pablo Casado, junto al candidato Juan Manuel Moreno Bonilla, en el inicio de la campaña del PP Andaluz a las elecciones. Álvaro Cabrera / EFE

El líder del PP, Pablo Casado, hizo este jueves un llamamiento a "acabar con la alianza de la 'S' al cuadrado, de la 'SS'", ya que, según advirtió, "el voto a Susana Díaz es un voto a Sánchez" porque "se llevan muy mal pero hacen lo mismo".

"Cuando todo parece que es imposible es cuando hay que ganar", dijo Casado en el acto de inicio de la campaña para las elecciones andaluzas, en las que arropó al candidato del PP, Juanma Moreno, de quien afirmó que será el próximo presidente de la Junta: "Tu partido confía en ti, pero sobre todo tu tierra", le dijo.

Por su parte, Moreno, apeló a la "rebeldía" de los jóvenes para que imiten a sus padres cuando hace cuarenta años quisieron buscar "oportunidades y algo diferente" y les emplazó a "hacer historia" y "pasar la página, para abrir una nueva de empleo, riqueza, desarrollo".

"El momento de una nueva Andalucía ha llegado", dijo Moreno en el acto de apertura de campaña.

"Ha perdido contra Sánchez"

"Difícilmente quien ha perdido contra Sánchez puede salvar a Andalucía de Sánchez", sostuvo Casado en el acto.

Casado ligó a Díaz con Sánchez en numerosas ocasiones y criticó que la presidenta no rechace los "pactos" con independentistas y que los votos de los diputados andaluces en el Congreso sirvan, por ejemplo, para rechazar la ley de símbolos del PP porque "prefiere que se siga ultrajando al Rey de España y usando los símbolos para humillarnos".

El líder del PP explicó que el PP va a "comerse el mundo" después de "demasiados años en los que nada ha hecho el PSOE por Andalucía", y aseguró que tienen puestas "muchísimas esperanzas" en la campaña electoral que arranca.

"Cuando todo parece que es imposible es cuando hay que ganar", manifestó Casado, quien explicó que Moreno plantea "romper con la resignación, con el conformismo, con el 'me quedo en casa' y con el pesimismo de pensar en que este es el futuro que me ha tocado vivir porque soy andaluz".

Casado opinó que a Moreno le queda "muy poco" en la oposición porque "hoy empieza el reloj a contar" en los quince días de campaña y "solo queda rematar el trabajo" de todos estos años.

Casado pidió a los populares que lo den todo porque es el momento de "dejarse la piel en el intento" y se mostró seguro de que el 2 de diciembre tendrán "la recompensa de un cambio de verdad histórico e ilusionante".

Defendió asimismo la ilusión de Moreno "por apostar por su tierra", ya que consideró que podría haber sido ministro pero prefirió optar a ser presidente de la Junta, e indicó que "hay esperanza y salida a estos 40 años en blanco y negro" para Andalucía.

"¡Ya está bien de socialismo!"

Para Moreno, el PSOE ya "ha tenido su tiempo", y aseguró que el PP andaluz lleva "mucho tiempo preparándose", por lo que dejó claro que no les tiene "miedo", solo "pasión y ganas".

Asimismo, Moreno pidió a los andaluces que "no derrochen" el "enorme poder" que tienen, y apeló a la "responsabilidad" para que se produzca esa "ola de cambio" en una campaña "histórica".

"¡Ya está bien de socialismo en Andalucía!", espetó Moreno, abogando por apostar por "nuevas fórmulas" en el Gobierno.

El popular inició en Málaga la campaña electoral a través de un hackathon, un encuentro en el que más de cien voluntarios abordaron problemas que engloban el futuro de Andalucía, reivindicó el apoyo "de todos los andaluces" para que dejen a un lado el PSOE y que "se regeneren" porque —según añadió— "se ha oxidado".