La oposición ha calificado de "populista" e insuficiente la decisión del presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, de aprobar una reforma del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados para que sean los bancos los que paguen este impuesto en las hipotecas a partir de ahora.

El presidente del PP, Pablo Casado, abogó este miércoles por suprimir el impuesto sobre actos jurídicos documentados tras la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a pagarlo a quienes firman una hipoteca con una entidad bancaria.

En Helsinki, donde participa en el Congreso del Partido Popular Europeo, Casado sentenció que es un impuesto "que se puede suprimir" porque la afectación "no es tan elevada" para las comunidades autónomas; apenas unos 800 millones de euros, aseguró, de los cuales, aunque precisó que no tiene datos "contrastados", un 70% podría corresponder a hipotecas sobre viviendas.

Si el Gobierno "ha encontrado" 1.600 millones de euros para transferir a la Generalitat de Cataluña, dijo, "no tendrá ningún inconveniente" en encontrar esos 800 millones para financiar el coste que tendría para las comunidades autónomas la supresión de ese impuesto, eso sí, para "todas por igual".

Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha considerado que la propuesta del Gobierno de reformar la ley para que los bancos asuman el impuesto hipotecario "a partir de mañana" está bien pero "no basta" y pide que los bancos "paguen lo que deben" a los ciudadanos de forma retroactiva.

El líder de Podemos está de acuerdo en que hay que legislar pero defiende que hay que hacerlo para volver a la decisión anterior de la sala III del Supremo: "devolver a las familias su dinero y que los bancos paguen lo que deben".

"Por encima de la banca, está la democracia y si los bancos intentan hacer trampas o hacer pagar a los ciudadanos, legislaremos y si hay que sancionar, sancionaremos", ha enfatizado en declaraciones a Telecinco.

Iglesias también ha reclamado un impuesto a las entidades financieras "para que devuelvan lo que les prestamos en los peores momentos", "desmontar el sistema de crédito inmobiliario -hecho a medida de las entidades financieras- para proteger a la gente", y que todos los gastos de constitución de las hipotecas los paguen los bancos.

Por su parte, las organizaciones de consumidores OCU y CECU han aplaudido el anuncio del Gobierno de cambiar la ley para que sea la banca y no el cliente el que pague el impuesto sobre actos jurídicos documentados (AJD) en la firma de una hipoteca, aunque creen que "arregla el futuro, pero no el pasado".

"No se arreglan los abusos del pasado", ha dicho García, aunque ha calificado de adecuada la medida para poner fin al pago de un impuesto que beneficia exclusivamente a la banca, y que la Organización de Consumidores y Usuarios siempre ha considerado injusto.