La exministra de Defensa con el gobierno de Mariano Rajoy se reunió en secreto con el comisario José Manuel Villarejo en su despacho de la sede nacional del PP en la calle Génova de Madrid el 21 de julio de 2009, cuando María Dolores de Cospedal era entonces la secretaria general del partido, para obtener información sobre la trama Gürtel, que había estallado un año atrás.

Según publica este martes Moncloa.com, la cita, que duró aproximadamente hora y media, fue organizada por el marido de Cospedal, el empresario Ignacio López del Hierro, que llevaba un mes y medio entrevistándose con el comisario con el mismo objetivo.

Villarejo pidió entrar en Génova "de la manera más discreta" y finalmente accedió al edificio del número 13 de la calle Génova en un coche oficial del PP y directamente acompañado por personal privado desde el garaje al séptimo piso, donde se encontraba el despacho de la ex número dos del partido y en un momento en el que esa planta estaba prácticamente vacía.

"Yo te recojo en un coche camuflado del PP cuando tú digas, vamos a Génova, entramos en el garaje y de ahí a un ascensor al despacho de María Dolores. Luego sales por el garaje, el coche te lleva donde tú digas y punto", se escucha a López del Hierro indicar a Villarejo. La cita la cerraron ambos a las 17.45 horas del 21 de julio de 2009 "en la puerta de Torre Europa", que es donde el comisario tiene su despacho privado.

Al llegar a la sede 'popular', Cospedal pidió a su secretaria que López del Hierro y Villarejo esperaran unos instantes a entrar para que no fueran vistos.  Preocupados por que nadie les viera entrar, Cospedal tranquiliza al comisario: "Aquí estamos solo Mariano (Rajoy) y yo, y ahora no está, o sea que no hay nadie". "No te preocupes, tengo la suerte de que ya estoy muy mayor y mucha gente ya no me conoce", responde Villarejo.

La entonces número dos del PP, según se escucha en los audios de Moncloa.com, se refiere al comisario con el pseudónimo "Pepe Pérez". "Pepe Pérez debe ser del que me habla a mí (Juan) Cotino (exconsejero de la Generalitat Valenciana y exdirector general de la Policía)", revela López del Hierro al policía hoy en prisión sobre las palabras de su mujer.

Durante el encuentro, Cospedal y Villarejo se exigen mutuamente máxima confidencialidad. "Lo que sí es importante es que tengamos claro que si esto trasciende indirectamente...", le advierte Villarejo a Cospedal, que le responde: "Desde mi punto de vista es igual, no puede trascender. Yo soy la primera que a mí también se me vendría abajo, sería absurdo".

Al terminar el encuentro, Cospedal vuelve a pedir el ascensor para que Villarejo salga discretamente de Génova.

Guerra con Bárcenas

Aunque el comisario Villarejo no era el encargado de la investigación judicial del caso Gürtel, presumió ante Cospedal, en plena guerra con el extesorero del PP, Luis Bárcenas, de tener información privilegiada sobre la trama, según publica El País.

Según este periódico, el comisario recalcó a la ex secretaria general que quienes impulsaban la causa contra el PP por corrupción eran el entonces ministro de Interior socialista Alfredo Pérez Rubalcaba y el entonces juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

De acuerdo con El País, y aunque ni este periódico ni Moncloa.com han publicado audios en los que se escuchen estas palabras, Cospedal preguntó al policía por Bárcenas y algunos dirigentes de la Comunidad de Madrid.

"Absolutamente" respaldada

Mientras, Cospedal dijo este martes sentirse "absolutamente" respaldada por su partido y no estar "nada preocupada" por la publicación de sus conversaciones con el excomisario Villarejo.

"¿Por qué voy a estar preocupada? Yo en este tema siempre he dicho la verdad", afirmó la ex secretaria general del PP a su llegada al Congreso, donde recordó que siempre ha admitido conocer al excomisario y haber tenido conversaciones con él como las ha podido tener "muchísima gente del mundo de la política, de la economía y de los medios de comunicación".

Cospedal añadió que "la única diferencia es que algunos han mentido y otros no hemos mentido nunca", en alusión a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que negó en varias ocasiones conocer al excomisario. En ese sentido, Cospedal recordó que en muchas ocasiones le han preguntado si conocía a Villarejo y ella siempre ha dicho que sí. Como también ha dicho siempre, agregó, que había mantenido conversaciones con el comisario en varias ocasiones, "como las ha tenido mucha gente".

"Muchos directores de los medios en los que trabajáis vosotros, muchísimos periodistas, muchísima gente del mundo de la política y del mundo económico, de los medios de comunicación", añadió Cospedal, al referirse a todos con los que ha hablado Villarejo y sobre los que no sabe, dijo, si habrá grabaciones como en su caso.

La ex secretaria general del PP concluyó diciendo que no cree que tenga más trascendencia este asunto, más que el de "unas conversaciones privadas salgan a la luz". Después, cuando estaba a punto de entrar al hemiciclo del Congreso para votar, Cospedal respondiócon un tajante "absolutamente" a la pregunta de si se sentía respaldada por el partido.