Miles de personas han marchado por la unidad de España en Barcelona.
Miles de personas han marchado por la unidad de España en Barcelona. EFE

Barcelona ha vivido este viernes su particular día de la Fiesta Nacional con la celebración de tres manifestaciones, en distintos puntos de la ciudad, en la que, en la más numerosa, se ha marchado por la unidad de España y se han deseado "largos años de prisión" a los responsables del procès. En las otras dos se han escuchado consignas tanto de ultraderecha como antifascistas. Según los cálculos dela Guardia Urbana, en total no ha llegado a 10.000 el número de personas movilizadas.

La marcha más numerosa, en la que han participado 65.000 personas según la Guardia Urbana y 300.000 según la organización, ha sido la promovida por el movimiento cívico Espanya i Catalans con el lema "Barcelona, garante de la hispanidad".

El vicepresidente de este colectivo, Javier Megino, ha pedido "largos años de prisión" para los "golpistas" independentistas y, aunque ha afirmado que "nunca va a estar en contra de ningún Gobierno de España", sí se ha mostrado en contra de que el Ejecutivo "esté apoyado y sostenido por sinvergüenzas y golpistas".

"No hay excusa: son golpistas y no pueden estar en el Gobierno de España", ha aseverado Megino ante asistentes entre quienes hay quien ha pedido la dimisión del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

A esta manifestación, que ha discurrido por el centro de Barcelona, han acudido también políticos del PP y Ciudadanos, como la portavoz parlamentaria de los populares, Dolors Montserrat, y la líder de la oposición, Inés Arrimadas, del partido naranja. Este acto también ha contado con la presencia de representantes de Vox.

Abandono y humillación

Allí, Montsrerrat ha acusado al presidente del Gobierno de haber "abandonado" a los catalanes y haber "cedido Cataluña al independentismo", por lo que le ha instado a "rectificar y volver a defender la unidad de España".

Por su parte, Arrimadas se ha referido a la resolución que aprobó este jueves el Parlament con los votos de los independentistas y los Comunes que aboga por la abolición de la Monarquía para reprochar al presidente del Gobierno que "se apoye" en quienes "insultan y humillan al rey".

"Es indecente que el Gobierno de España se apoye en los populistas y los separatistas que están todo el día trabajando para romper este país" y que profieren "insultos y humillaciones que no se permitirían en ningún otro país democrático", ha dicho Arrimadas sobre una resolución del Parlament a la que el Ejecutivo de Sánchez reaccionó rápidamente para advertir de que tomará las "medidas legales a su alcance".

En esta marcha también ha participado el dramaturgo Albert Boadella, "presidente" de la satrica Plataforma por Tabarnia, que ha suspendido inmediatamente la "autonomía" de Tabarnia, parodiando así al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Ultras y antifascistas

Casi al mismo tiempo, otras dos marchas se han desarrollado por Barcelona, una de carácter ultra y otra antifascista, a la que se ha sumado la CUP, y sobre las que la Guardia Urbana ha puesto especial cuidado para que no se encontraran ni, a su vez, se mezclaran con la manifestación de defensa del Día de la Hispanidad.

Bajo el lema "España ni se vota ni se negocia", unos 150 ultras se han manifestado contra la independencia y han lanzado consignas contra los CDR como "Separatistas terroristas" y "Puigdemont a prisión". A lo largo del recorrido se han quemado banderas 'esteladas' y una pancarta de la Asociación Nacional Catalana (ANC).

También se han escuchado proclamas a favor de la "Unidad nacional", "España una y no cincuenta y una" y "Esta es nuestra tierra y hay que defenderla" en un concentración en la uqe han participado representantes de la Falange, Democracia Nacional y el Movimiento Católico Español.

En el otro extremo, la Plataforma Antisfascista ha congregado a unas 2.000 personas, según la Guardia Urbana, en los Jardines de Gràcia, entre las que se encontraban miembros de la CUP, que se ha sumado a la convocatoria.

Miembros de Arrán, su organización juvenil, han protestado por las redes sociales contra el Gobierno catalán debido a la modificación del recorrido de esta manifestación para evitar que ninguna de las tres que se celebraban en Barcelona en este 12 de Octubre coincidieran.

"Los Mossos nos paran y obligan a cambiar el recorrido de la manifestación antifascista del 12-O en Barcelona. ¿Esta es vuestra movilización permanente, (conseller de Interior) Miquel Buch y Quim Torra?", han inquirido.