El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha garantizado que si llega a La Moncloa expulsará de España a los inmigrantes que cometan delitos y que "simplificará los procedimientos administrativos" para "agilizar" las repatriaciones.

Si es un delincuente, será expulsado aunque tenga permiso de residencia

En un discurso en Barcelona, el candidato del PP ha criticado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por "neutralizar la reforma hecha por su partido para expulsar al extranjero que cometiera un delito, salvo que éste fuera gravísimo o que su presencia en España pudiera ser de ayuda para ampliar la investigación". 

"Cuando gobierne restableceré, como han hecho otros países de la UE, la expulsión de delincuentes extranjeros, y lo haré incluso si cuentan con permiso de residencia en nuestro país, siempre que el delito no sea tan grave que merezca cumplir su pena en España", ha precisado.

Contrato de integración para inmigrantes 

Siguiendo con el tema de la inmigración, Rajoy también ha prometido que pondrá en marcha "un contrato de integración" para los inmigrantes por el que éstos tendrán los mismos derechos que los españoles, pero deberán comprometerse a "cumplir las leyes, aprender la lengua y respetar las costumbres de los españoles", entre otras cuestiones.

Nunca habrá más regularizaciones masivas

Además ha precisado que el contrato afectará a todo aquel inmigrante que quiera obtener "un permiso superior a un año de residencia en España", e incluirá el requisito de comprometerse a "regresar a su país si durante un tiempo no logra encontrar empleo".

Asimismo Rajoy ha sentenciado que "nunca habrá más regularizaciones masivas" si el PP gobierna y que "en España no se va a poder entrar ilegalmente".