Un joven de 17 años perdió la vida el pasado sábado cuando se encontraba supuestamente haciendo parkour en un edificio en obras de la capital, en el distrito de Moncloa.

Según las primeras hipótesis de la Policía, el joven y unos amigos se colaron en el edificio en obras, que estaba vallado y con un guardia de seguridad, y comenzaron a realizar esta disciplina entre deportiva y acrobática, en este caso saltando de balcón en balcón y a diferentes alturas.

El guardia de seguridad sólo advirtió la presencia de los chicos cuando oyó los gritos y no pudo identificar al resto de los jóvenes, que salieron huyendo tras el suceso.

A las 23.45 horas del 22 de septiembre la Policía recibió el avisó del guarda de seguridad de la obra, sita en Avenida del Santo Ángel de la Guarda, en el barrio de Valdezarza, que había encontrado el cuerpo del joven tendido en el suelo.

Las primeras líneas de investigación ya apuntaban a que el joven se encontraba realizando saltos arriesgados en altura junto a un grupo de chicos, por el testimonio de un vecino de la zona.

El fallecido era un joven de origen ecuatoriano con nacionalidad española que se cree que habría caído de la planta 11 del edificio al fallarle el agarre, en lo que sería el primer fallecimiento mientras se practica parkour en Madrid.

Los médicos del Samur-Protección Civil que llegaron al lugar se trasladaron de urgencia hasta el edificio pero no pudieron hacer nada por la vida del menor, que murió en el acto por las graves lesiones ocasionadas por la caída, ha indicado un portavoz de Emergencias Madrid.

Esta disciplina, que se puede realizar a ras de suelo saltando sobre obstáculos urbanos, ya tuvo una dramática consecuencia el pasado mayo en Medina Sidonia (Cádiz), cuando un joven de 14 años murió al caer de cabeza con virulencia mientras saltaba un muro contiguo a una escalera en el parque municipal "El caminillo"

Esta disciplina deportiva se puede practicar con seguridad y, de hecho, el barrio madrileño de Moratalaz inauguró el pasado junio el primer circuito público de parkour de Madrid. Se encuentra en la Cuña Verde, en Moratalaz, y dispone de una superficie de 238 metros cuadrados y ocho juegos diferentes en los que se puede saltar, trepar, hacer equilibrios o balancearse.

Consulta aquí más noticias de Madrid.