Chef José Andrés
El cocinero español José Andrés, durante la presentación de su libro 'Alimentamos una isla. Una historia verdadera sobre la reconstrucción de Puerto Rico', en Miami (EE UU). Giorgio Viera / EFE

El cocinero español José Andrés, que presentó este lunes en Miami, EE UU, un libro sobre la misión de ayuda alimentaria que lideró en Puerto Rico tras el huracán María, afirmó, en una entrevista con Efe, que en su "destino" está dar de comer al hambriento ya sea en una mesa con mantel de hilo o en un refugio.

Propietario de una cadena de restaurantes de lujo situados principalmente en EE UU, algunos reconocidos con estrellas Michelin, José Andrés destaca por ser un chef comprometido que viaja a lugares donde ocurren desastres para ayudar a la gente a satisfacer necesidades vitales, como comer y beber.

"Es una compañía muy bien llevada. No me esperan para hacer las gambas al ajillo", subraya con humor, nada más llegar a Miami desde Carolina del Norte, estado que vive una situación de emergencia por las inundaciones causadas por el huracán Florence.

José Ramón Andrés Puerta, nacido en Mieres (Asturias) hace 49 años y radicado en Estados Unidos desde que tenía 21, presentó en Miami Alimentamos una isla (Vintage español), un libro escrito con Richard Wolffe y publicado en coincidencia con el primer aniversario del embate de María sobre la "isla del encanto".

Además de Puerto Rico, Haití, Texas, Guatemala, Hawai y estos últimos días Carolina del Norte, entre otros sitios, conocen lo que son capaces de hacer José Andrés y la ONG World Central Kitchen.

"Fracaso épico"

El libro, cuyo título completo es Alimentamos una isla. Una historia verdadera sobre la reconstrucción de Puerto Rico, cuenta cómo un equipo de chefs, incluido él, elaboró, con ayuda de más de 20.000 voluntarios, 3,7 millones de comidas para los damnificados de María, un esfuerzo colectivo que fue ampliamente elogiado.

De fracaso "épico" califica en la obra la asistencia que Puerto Rico recibió de instituciones estadounidenses después de que María tocase tierra el 20 de septiembre de 2017 como huracán de categoría máxima. María causó casi 3.000 muertos (incluyendo las muertes provocdas indirectamente por los efectos del desastre) y daños millonarios.

José Andrés cuenta cómo se organizó y funcionó la misión humanitaria de la que fue la cara más visible y también sus discrepancias con la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), la Cruz Roja estadounidense y otras instituciones.

A su juicio, más que de corrupción se puede decir que hubo "ineptitud" o de falta de adaptación a las circunstancias y necesidades de la gente de Puerto Rico. Según dice , en Puerto Rico había comida pero faltó liderazgo, entender los problemas que aquejaban a la gente y tomar soluciones concretas.

Aunque le hubiera gustado poder "hacer más" por Puerto Rico, José Andrés está orgulloso de lo que los cocineros y los voluntarios lograron y en el libro lo define como "algo extraordinario".

"Comer no es algo funcional"

"Hay algo fundamental sobre la comida, sobre preparar, cocinar y comer juntos. Es lo que nos une. Es como creamos comunidades. Comer no es algo funcional. La asistencia alimentaria tampoco debería serlo. Ya sea que esté cocinando para washingtonianos o refugiados, mi trabajo como chef es el mismo: alimentar a la multitud", escribió en Alimentamos una isla.

En el libro destaca cómo en situaciones de emergencia los encargados de manejarlas muchas veces "pierden de vista" necesidades tan básicas como comer o beber.

Lo mismo pasa con los políticos, dice en la entrevista. "Nunca hablan de planes de alimentación de la población", subraya José Andrés, quien considera que todos los países deberían estar preparados para desastres en los que peligre la seguridad alimentaria.

También cree que lo mejor que un Gobierno puede hacer en caso de desastre es llamar a profesionales de la alimentación para que apliquen sus conocimientos y experiencia, al igual que cuando hay fuego se acude a los bomberos.

Trabajo en equipo

El chef subraya que siempre le ha "llamado" la misión de "dar de comer al hambriento", y destaca lo mucho que le sirvieron en Puerto Rico las enseñanzas que recibió cuando estaba en las filas de la Armada española sobre el trabajo en equipo y la necesidad de unirse para conseguir un objetivo.

"Fue una de las etapas más bonitas de mi vida", señala de su paso por el buque escuela de la Armada española Juan Sebastián Elcano.

José Andrés, que tiene la ciudadanía estadounidense desde 2013, sigue interesado en dar a conocer la cocina española por el mundo.

En noviembre abrirá un restaurante "Jaleo" en los parques Disney en Orlando (Florida), con un menú que incluye tapas, paellas, sangría y "una amplia selección de los quesos, vinos y jereces más finos de España", según anuncio Disney en su día.

Debido a su labor en Puerto Rico en 2018 fue nombrado por la revista Time una de las "100 personas más influyentes", un título que ya había recibido en 2012, y la fundación James Beard le declaró "Chef destacado" y "Humanista del año".