Al grito de "ladrones", "esto nos pasa por un Gobierno facha" o "el pueblo, unido, jamás será vencido" y con pancartas en las que podían leerse mensajes como "Pensiones dignas, ya" o "Todos somos pensionistas", un grupo de personas se ha concentrado este miércoles en las inmediaciones del Congreso. Dentro estaba prevista una reunión del Pacto de Toledo.

Los pensionistas, que piden mejoras en sus prestaciones, han intentado romper el cordón policial establecido para impedirles que se aproximaran a la Cámara baja, lo que ha generado momentos de tensión.

Frente a la imposibilidad de que los manifestantes pudieran subir por la Plaza de las Cortes, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y otros diputados del partido se han acercado a hablar con ellos, ante lo que los asistentes han coreado "Unidos Podemos sí nos representa".

"No puede ser que a la generación que nos trajo la democracia se la reciba con antidisturbios. A esta gente hay que aplaudirla. A esta gente hay que abrazarla. Sin ella no habría sido posible la moción de censura. Nos hemos tenido que poner entre medias de ellos y la Policía. Esta gente se merece más respeto. Los mayores de nuestro país se merecen más respeto", ha dicho Iglesias a los medios desde dentro de la concentración.

"Hemos conseguido que las pensiones se revaloricen al IPC, acuerdo que se tiene que plasmar en el Pacto de Toledo, pero un Gobierno progresista sostenido por nosotros tiene que hacer una política digna para las personas que se han matado toda su vida a trabajar", ha agregado.

El líder de la formación morada ha agradecido después a través de Twitter "a los mandos de la Policía" que les hayan permitido "mediar".

Un encontronazo entre varias personas ha provocado la caída de Gloria Elizo, vicepresidenta cuarta del Congreso, y  uno de los agentes ha advertido: "Vamos a tener un problema grave".

Mientras esto ocurría en la calle, dentro del Congreso la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha dejado claro que el Ejecutivo no sacará adelante una ley de reforma del sistema público de pensiones sin un consenso político y social.

Valerio ha insistido en que "habrá ley, pero de acuerdo con las recomendaciones de la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo y con la mesa de Diálogo Social", en la que están presentes Gobierno, patronal y sindicatos.