El representante especial del secretario general del Consejo de Europa sobre migraciones y refugiados, Tomas Bocek, instó este jueves a España a que desarrolle "una estrategia y un plan de acción coherentes para la integración de los inmigrantes".

En el informe sobre la visita que realizó Bocek a España el pasado mes de marzo, éste añade que el plan debe incluir la puesta en marcha de un sistema de indicadores de la integración, así como la evaluación de las políticas que se lleven a cabo en esa materia.

En declaraciones a Efe, Bocek aseguró que ese plan tendría tres ejes principales: la lengua, la educación y el trabajo, "que son aplicables para la integración de los inmigrantes no sólo en España sino en toda Europa".

Para el representante de la organización paneuropea, "se ha hecho mucho respecto a la lengua y la escolarización, pero en el mercado de trabajo hay mucho por hacer, aunque he visto buenas prácticas en Málaga con programas de formación realizados con las empresas".

El informe incide en la diferencia que existe entre los centros de acogida de Ceuta y Melilla, y los de la península. Bocek visitó los de Valencia, Murcia, y Madrid, que se hallan "en buenas condiciones, en general", mientras que calificó de "diferentes" los de las ciudades autónomas por su masificación. Así, dijo que las condiciones de acogida y alojamiento de menores no acompañados y adultos en Ceuta y Melilla "contrastan notablemente con las normas aplicadas en otras regiones del país".

Según Bocek, el gran reto de España es combinar en Ceuta y Melilla "la seguridad, es decir, el derecho a proteger su territorio y sus fronteras, y, al mismo tiempo, la obligación básica de acceso al derecho de asilo". Otro reto importante para España y el resto de Europa es reducir los plazos en la devolución de inmigrantes que no cumplen los requisitos para una protección internacional y "hacerlo de manera rápida".

El informe recomienda medidas de apoyo para los menores no acompañados y protección en materia de determinación de la edad, además de respetar los derechos a ser oído y al asesoramiento jurídico. En este sentido, Bocek ya expresó su preocupación durante la visita por el "número de niños que viven en las calles" de Ceuta y Melilla. Además, recomienda adaptar a la Carta Social europea el marco jurídico sobre el acceso a los servicios de salud de los inmigrantes en situación irregular, con el objetivo de garantizar, sin discriminación, el acceso al conjunto de los servicios necesarios.

También pide mejorar la formación de las fuerzas de seguridad en el principio de no devolución inmediata y en la identificación de posibles víctimas de trata de seres humanos. El informe anima a continuar la formación de jueces, fiscales y abogados en materia de asilo según el Programa europeo de formación en Derechos Humanos para profesionales del derecho (HELP), sobre los derechos de los menores inmigrantes y los refugiados.

Bocek mantuvo entrevistas con representantes de los Ministerios del Interior, Trabajo y de Educación, delegados del Gobierno, mandos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, el Defensor del Pueblo, alcaldes, fiscales y ONG. La cuatro prioridades que estableció Bocek en materia de inmigración y refugiados para el período 2018-2019 fueron la protección de los menores, la integración, el seguimiento de las recomendaciones hechas a los Estados y la cooperación internacional.

Aplauso por el Aquarius

Por otro lado, Tomas Bocek, definió como "humana, solidaria y responsable" la actuación de España con el desembarco en junio de los inmigrantes del buque Aquarius. En declaraciones a Efe, Bocek dijo que las tres características de ese comportamiento "son muy importantes para Europa y para la solución de la situación de la inmigración" en el continente.

España mostró "humanidad hacia la gente que se salvó en el mar; solidaridad con los países que tienen la responsabilidad de permitir el desembarco de esa gente; y responsabilidad, con su buen ejemplo y compartiéndola con otros Estados europeos". Bocek añadió que "estudiar caso por caso no va a resolver la situación" y apostó por "crear un sistema en Europa que funcione".

En este sentido, el representante de la organización paneuropea cree que "es necesaria una dotación financiera para actuar correctamente frente a la inmigración". Así, se puede "actuar correctamente en la identificación de los inmigrantes, la evaluación de sus necesidades, el acceso al procedimiento de asilo para quienes lo demanden, y los que no lo hagan que sean devueltos a su país de origen", dijo.

Bocek fue nombrado por el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, como su representante especial en esa materia en enero de 2016. Hasta entonces era el embajador de la República Checa ante la organización de 47 Estados miembros. Su misión es recopilar y analizar la información sobre la situación de los derechos fundamentales de los inmigrantes y refugiados en Europa, efectuar misiones sobre el terreno y asegurar la relación con socios internacionales, como Frontex