El juez Pablo Llarena
El juez Pablo Llarena en una imagen de archivo. EFE

Un profesor de francés hispanohablante ha dejado al descubierto que la demanda civil que el expresident Carles Puigdemont y cuatro de sus exconsellers han presentado en Bélgica contra el juez que instruye el procès, Pablo Llarena, se basa en una traducción incorrecta de declaraciones hechas por el magistrado.

Qué dijo el juez

Llarena realizó las manifestaciones objeto de la polémica a la prensa al término de un curso en Oviedo en el que estaba participando. En concreto dijo: "Un delito político son aquellos comportamientos que normalmente no estarían sancionados por el ordenamiento jurídico-penal y que sin embargo, por una consideración política, estos comportamientos son perseguidos. No es el caso que estamos llevando ahora en el Tribunal Supremo, se trata de comportamientos que aparecen recogidos en nuestro Código Penal y que, con independencia de cuál haya podido ser la motivación que les haya llevado a las personas a cometerlos, si es que esto ha sido así, pues tienen que ser investigados".

Qué recoge la demanda

La demanda ha sido presentada ante un tribunal belga, por lo que las declaraciones de Llarena fueron traducidas al francés, y según avanzan medios como El Confidencial, el texto apunta: "Les délits politiques sont les comportements qui normalement ne seraient pas sanctionnés par l'ordre juridique pénal et qui néanmoins, pour une considération politique, ces comportements sont poursuivis. Ce n'est pas le cas que nous travaillons à la Cour supréme, il s'agit de comportements qui sont inclus dans notre Code pénal el que, peu importe ce qui peut avoir été la motivation qui a conduit a des personnes à les commettre, et oui c'est ce qui s'est produit, il faut faire une enquête",

La clave radica por tanto en la frase "si es que esto ha sido así", que fue traducida como "sí, eso es lo que sucedió". Llarena nunca dijo que los investigados fuesen culpables, sino que usó el condicional.

El coordinador de la defensa de los políticos independentistas encausados, Gonzalo Boye, ha negado en declaraciones a Europa Press que exista cualquier "alteración" y ha afirmado que "puede ser un error del traductor". "Se lo vamos a preguntar y se lo vamos a informar al juzgado, pero eso no altera en absoluto la demanda", ha argumentado.