Madonna
Madonna enseñó más de la cuenta en un concierto en Estambul (Turquía) como un signo de lucha por los derechos de las mujeres turcas. YOUTUBE

La presión sobre el escenario y las ganas de provocar han llevado a más de un artista a mostrar algo más que sus dotes vocales. Ya sean pechos, ropa interior, partes íntimas o algunas prendas demasiado sugerentes, Marta Sánchez no es la única que se ha visto sin nada que esconder en plena actuación.

La reina del pop se ha ganado el título a base de renovación musical y provocación social, una mezcla explosiva que regaló a sus fans turcos algo más que las poses de Vogue. Tras dos décadas sin tocar en Turquía, Madonna regresó al país en 2014 para ofrecer un concierto que acabó en una reivindicación por los escasos derechos de las mujeres.

A la cantante le iba sobrando la ropa con cada canción y, al final, acabó mostrando un pezón. No hay nada como avisar a una rebelde de que en Estambul las mujeres suelen ir más tapadas por cuestiones religiosas para que acabe haciendo exactamente lo contrario.

Aprendiz directa de Madonna, Lady Gaga es una continua caja de sorpresas y está acostumbrada a demostrar que imaginación no le falta. Desde el vestido de filetes hasta su interpretación como María Magdalena y amante de Judas, a la italoamericana tampoco le importa usar su propio cuerpo como forma de expresión artística.

Allá por 2013, la intérprete apareció en un escenario londinense ataviada con ropas muy blancas, un maquillaje pálido y una peluca rubia. Gaga, que estaba presentando su álbum Artpop, decidió desnudarse lentamente como si fuera una bailarina de striptease y mostrarse tal y como vino al mundo sin perder el ritmo.

Continuando con las insignias del pop, Britney Spears se está soltando la melena en estos últimos años. La autora de ...Baby One More Time está en plena reconquista del directo y como ayuda extra ha decidido ser más atrevida con su (escasa) vestimenta.

En una reciente actuación en Las Vegas, Spears apareció con un pequeño body que aprisionaba sus pechos y dejaba poco lugar a la imaginación. En medio de la actuación, ocurrió lo que parecía planeado: un pezón decidió liberarse y acompañó a la cantante durante toda la canción.

En el lado contrario a Spears se encuentra Nicki Minaj. La rapera, famosa por sus curvas, juega a mostrarlas en público con unos atuendos ceñidos que en más de una ocasión revelan algo más que sus rimas. De entre todos sus descuidos, uno de los más sonados fue durante una actuación en los MTV Video Music Awards hace cuatro años.

Minaj acababa de salir a escena para interpretar un tema en solitario y debía regresar rápidamente a la otra punta del plató para unirse a Jessie J y Ariana Grande en la canción Bang Bang. Las prisas le jugaron una mala pasada y la rapera acabó cantando con el vestido rajado a la mitad, mientras se lo sujetaba en un intento de no mostrar más.

De romperse las vestimentas seguro que no quiere oir hablar Lenny Kravitz. Al autor de Fly Away le gusta llevar pantalones de cuero muy apretados y pasó lo que  ya se preveía: la ropa no sorportó la presión de Kravitz en cuclillas y se rajó por el centro, mostrando todas las partes íntimas del cantante al completo. Puede que después del incidente decidiera empezar a llevar ropa interior debajo del cuero.

A quien también le hubiera gustado llevar ropa interior en un momento clave es a Laura Pausini. La italiana lucía un vestido abierto por un lateral inferior en un concierto en Perú en 2014. La sugerente línea de la ropa acabó por deslizarse al centro de su cuerpo, dejando al descubierto sus partes íntimas.

En el momento, Pausini se lo tomó a risa, diciendo: "Si han visto, han visto. ¡Yo la tengo como todas!". Cuando el descuido se hizo viral, la cantante no estuvo tan simpática y demostró su enfado pidiendo que se dejara de hablar de aquello.

La amabilidad de los fans y una chaqueta ha llegado a salvar a más de uno y si no, que se lo digan a Tony Braxton. La cantante de R&B retomó los escenarios en 2013 para interpretar su éxito a comienzos de los 2000, He Wasn't Man Enough.

Los sugerentes movimientos de cadera iban deslizando lentamente la falda hasta que acabó mostrando las nalgas de Rowland al completo. Sin saber qué hacer, alguien del público se adelantó y le prestó su chaqueta para taparse. Un gesto que la cantante agradeció de corazón.

¿Descuidos o publicidad sugerente? Muchos de estos gestos a veces se ven como una forma eficaz de llamar la atención y ser más conocido. Este es el caso de Mariah Carey, Kelly Rowland y la tan sonada Janet Jackson, quienes acabaron por mostrar sus pechos por "culpa" de su atuendo.

La diva que prefiere los baños en leche fría se ha ganado una reputación por sus apretados diseños, que cubren menos de lo que muestran. Como consecuencia de su preferencia al vestir, Carey ha acabado revelando más de la cuenta, cantando junto a sus compañeras liberadas del sujetador sin ningún miedo.

Algo parecido le pasó a Kelly Rowland en 2011 en Nueva Jersey. La cantante lucía una especie de sujetador atado con tiras cuando cantaba Motivation. Una banda sonora perfecta para ilustrar lo que ocurrió después: sus pechos se animaron demasiado con el tema y acabaron por bailar junto a Rowland.

Aunque si hay un falso descuido que nadie olvida es el que protagonizaron Justin Timberlake y Janet Jackson durante el intermedio de la Super Bowl hace 14 años. Ambos estaban muy metidos en la canción cuando Timberlake agarró con fuerza el vestido de Janet y se quedó con la parte que cubría uno de sus pechos en la mano.

La escasa sorpresa de ambos hizo sospechar a la audiencia de que todo estaba preparado. Montaje o no, desde entonces la cadena CBS emite los contenidos en directo con unos segundos de retraso, para evitar "descuidos".

El repaso por los accidentes subidos de tono sobre el escenario no podía acabar sin Sabrina. Aquel pecho derecho continúa muy vivo en la mente de los españoles tras un fin de año de 1987 inigualable.