Pedro Sánchez y Emmanuel Macron
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, en el Palacio de la Moncloa, en Madrid. ZIPI / EFE

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, recibió este jueves en el Palacio de la Moncloa al presidente francés, Emmanuel Macron, para mantener su primera reunión en Madrid, en la que sellaron su alianza en materia de inmigración ilegal y medidas para fortalecer la zona euro ante futuras crisis.

Ambos comparecieron a continuación en una conferencia de prensa, antes de asistir a una cena ofrecida por el rey.

El jefe del Ejecutivo español recalcó los valores y principios que unen a España y Francia y subrayó la determinación de ambos líderes de hacer frente a los retos que tiene ante sí la UE, como la inmigración y el futuro de la zona euro.

Cumbre regional sobre inmigración

En la reunión, Sánchez y Macron acordaron convocar una cumbre regional sobre inmigración con ministros europeos y africanos, para analizar los flujos migratorios del continente africano y "fortalecer la cooperación con los países de origen y de tránsito".

"Ambos coincidimos en que este es un desafío global, que afecta al conjunto de la Unión Europea y que, en consecuencia, exige respuestas europeas basadas en la solidaridad y la responsabilidad", declaró el presidente español en referencia a la inmigración.

Además, remarcó la importancia de la "cooperación al desarrollo" y de la "necesidad de estabilizar social, política y económicamente los países de origen". Asimismo abogó por la "protección de las fronteras, pero con respeto a la dignidad y los derechos humanos de los migrantes".

Macron calificó de "ejemplar" la cooperación entre España y Francia en materia migratoria y subrayó que solo desde la colaboración la Unión Europea podrá hacer frente a lo que ha considerado como una realidad demográfica.

"La convergencia entre los dos países es auténtica", recalcó Macron. Al respecto, alertó que "las soluciones nacionalistas han tenido éxitos a corto plazo pero han fracasado muy rápidamente en la realidad de las situaciones".

Unión económica y monetaria

Respecto a la declaración sobre la reforma de la zona euro, Sánchez aseguró compartir la "obsesión" del presidente francés por avanzar en la unión económica y monetaria y lograr, por ejemplo, un presupuesto de la zona euro.

También defendió la creación de mecanismos útiles eficientes y equitativos para "dar respuesta a futuras crisis económicas y financieras", añadiendo que "tanto España como Francia" dan "la máxima prioridad política a esta cuestión".

Por su parte, el presidente francés abogó por reuniones continuas de los líderes europeos para poder tener un plan común el próximo mes de diciembre.

En el contexto económico, Macron insistió en su defensa de gravar con impuestos a las empresas digitales.

En cuanto a las relaciones comerciales, Sánchez apostó por el multilateralismo y defendió el dialogo con Estados Unidos, pero, al mismo tiempo, pidió "a la administración estadounidense la retirada de aranceles y que se salvaguarde la política agraria común".

Macron aseguró que la voluntad es evitar conflictos comerciales, pero Europa no puede renunciar a sus principios.

Los 'sellos de ETA'

El jefe de Gobierno aprovechó el encuentro para "hacer oficial la entrega de los denominados 'sellos de ETA'", miles de documentos incautados a la banda terrorista por la policía francesa a lo largo de veinte años. El próximo 1 de octubre tendrá lugar una "ceremonia solemne" para hacer efectiva la entrega, que permitirá esclarecer crímenes etarras todavía no resueltos.

"España nunca va a olvidar la cooperación entre ambos países, que fue determinante para ganar la batalla y que tanto dolor causó a nuestro país, pero también en Francia", afirmó Sánchez al recordar el "escenario del último atentado mortal" de la organización en marzo de 2010, cuando falleció un miembro de la gendarmería francesa.

El presidente galo reconoció que también España ha estado al lado de Francia "cuando ha sido atacada" por terrorismo yihadista.