El río Ebro, a su paso por Zaragoza
El río Ebro, a su paso por Zaragoza EUROPA PRESS - Archivo

De toda la red se han obtenido más de 9,2 millones de registros procedentes de un control en continuo de calidad en 30 estaciones (15 de la CHE, 6 que componen la Red de Indicadores Ambientales del Delta del Ebro (RIADE), también de la Confederación y 9 externas (7 del Gobierno de Navarra, 1 de la ACA y 1 de PEUSA).

A través de esas estaciones se han detectado 106 alertas de calidad, en un altísimo porcentaje por incremento de amonio tras episodios de lluvias y el consiguiente alivio de caudales no adecuadamente depurados o por el contrario, por bajadas de oxígeno debido a bajos caudales por la situación de sequía vivida en gran parte de la cuenca el pasado año hidrológico.

La red SAICA permite detectar alteraciones puntuales y complementa al resto de redes de calidad, destinadas al control general del estado de las masas de agua o a seguimientos más específicos. Sus estaciones miden parámetros considerados como indicadores generales de contaminación: pH, temperatura del agua, conductividad, oxígeno disuelto, turbidez y amonio total, así como el nivel del agua. En algunas estaciones se han incorporado medidores de potencial redox, nitratos, materia orgánica, fosfatos o mercurio.

Todas las estaciones disponen de un autómata que mantiene en reserva muestras de agua de los últimos dos días para realizar, si fuera necesario, un posterior análisis más extenso en el laboratorio. Los datos de la red y la situación de todas las estaciones se pueden consultar en tiempo real en la página 'www.chebro.es', en el apartado La Cuenca - Estado y Calidad de las Aguas.

INCIDENCIAS

Las incidencias documentadas corresponden en su mayoría a episodios de lluvia, con aumentos bruscos de caudal y en ocasiones, por problemas en alguna Estación Depuradora de Aguas Residuales o vertidos puntuales; también se han detectado alteraciones de la calidad por situaciones contrarias por bajo caudal.

Estos hechos se comprueban en las estaciones con mayor número de incidencias, que repiten respecto a otros informes anteriores: Arga en Echauri, con 17 incidencias por picos de amonio y/o de conductividad; Zadorra en Arce, con 16 alertas por aumento de la concentración de amonio y/o fosfatos; Ega en Arínzano, con 23 avisos por aumento de amonio y descenso de oxígeno disuelto y Ebro en Pina, con 19 incidencias.

Destaca para comprender la acción de esta red su participación en la incidencia que se produjo en el río Cinca, aguas abajo de Monzón, el 16 de noviembre. La estación SAICA detectó un importante aumento de amonio. Coincidente en el tiempo aparecieron varias decenas de peces muertos en un brazo del río Cinca, ha detallado la CHE en una nota de prensa.

MUESTREOS PERIÓDICOS

Ésta es sólo una parte de las redes que tiene el Organismo para el seguimiento del estado y calidad de las masas de agua, ya que el resto funcionan con muestreos periódicos y no en tiempo real.

En concreto, se trabaja con las redes de Control de Vigilancia, Control Operativo y de Referencia, Red de Control de Sustancias Peligrosas (muestreo aguas abajo de los focos de emisión con autorización de vertido); Red de Control de Plaguicidas (en tramos que recogen las aguas de escorrentías agrícolas); Red de Control de Zonas Protegidas (abastecimiento, zonas piscícolas, zonas sensibles y vulnerables). En lo que se refiere a las aguas subterráneas también existen diversas redes que suponen casi mil puntos de muestreo.

Además, la Guardería Fluvial de la Confederación cuenta con equipos de electroquímica general que permiten controlar en cualquier punto, la temperatura, el pH, la conductividad y el oxígeno.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.